Despejado
T 18.3° | ST 18.3° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Mi Pueblo - nota

Villa Pardo, el pueblo elegido por los escritores se abre al turismo rural

Villa Pardo (Buenos Aires) fue la cuna de Adolfo Bioy Casares quien lo describió como "el mejor pueblo del mundo", pasó toda su infancia y adultez, lo visitaba junto a Silvina Ocampo y Jorge Luis Borges, hoy es una comunidad recuperada que cuenta con hotel, comedor y un complejo de turismo sustentable. Fuimos hasta el pueblo y te contamos cómo es.

Texto y fotos: Leandro Vesco

Villa Pardo es uno de esos pueblos en donde uno siempre quiere volver, las calles tienen nombres frutales, son arboladas y silenciosas, las flores siempre florecen y los vecinos del pueblo sonríen. Tiene hotel, un comedor, comercios, almacén de ramos generales y un complejo de turismo sustentable. Sus doscientos habitantes viven una vida tranquila, sus niños juegan en la plaza y la comunidad en sí misma es una gran familia que cuida su pueblo como si fuera su casa. Es el pueblo perfecto para hacer turismo rural.

Alrededor del pueblo hay proyectos e ideas, la realidad del Villa Pardo es el resultado de un trabajo de planificación que llevó algunos años, mucho esfuerzo de varias familias y la decisión de que la vida en estas comunidades depende del turismo rural y de la sustentabilidad. El grupo Naturalmente Las Flores es el centro de una movida muy interesante que hoy tiene a Villa Pardo como uno de sus ejes desde el cual poder conocer lugares y actividades que tienen que ver con el disfrute del entorno natural y las experiencias ecológicas.

El tren parte al medio al pueblo, pero también le da forma a la comunidad que ha elegido vivir frente a la estación, donde funciona el Museo Bioy Casares, la familia de Adolfo Bioy Casares, uno de los más grandes escritores que tuvo nuestro país tiene su estancia Rincón Viejo a pocos kilómetros de aquí. “Adolfito”, como lo llaman en el pueblo pasó toda su niñez y juventud caminando por estas calles brillantes por el rocío. Objetos personales y familiares, de su esposa Silvina Ocampo –nombre de la plaza frente a la estación- y de su entrañable amigo Jorge Luis Borges pueden verse dentro de este edificio muy bien mantenido.

Los terrenos ferroviarios son usados para el encuentro de la comunidad, de un lado hay una plazoleta para niños, luego una idea muy original, en un espacio verde, muy amplio y con el sol o la luna como techo funciona un “El punto de Encuentro”, un parque con señal wi fi libre para que los jóvenes se reúnan allí y puedan estar dentro de un pueblo pequeño pero conectados con el mundo. Son estas señales las que consiguen frenar el éxodo en los pueblos. Del lado opuesto, hay un bosque de eucaliptos que se usa como paseo y lugar para hacer pic nics o asados.

Villa Pardo tiene un almacén de ramos generales que frecuentaba Borges cuando venía a visitar a su amigo Adolfo, “Lo de Lamaro“. Hay escuela, salud y otras señales que hacen de este pueblo, un lugar especial. Hace unos años se recuperó el edificio del que fuera un antiguo ramos generales y viejo hotel, alguna vez administrado por el propio Bioy Casares. Hoy está totalmente reciclado y funciona allí el “Hotel Casa Bioy” es un espacio boutique, con habitaciones cómodas, salones y ambientes que están cuidados en el más mínimo detalle, en su planta baja está la “Pizzería La Esquina“, atendida por Daniel Juárez, pizzero de raza nacido en el vecino pueblo de Cacharí, quien amasa asistido por cuadros de Borges y Bioy. Con un menú variado y sabores que recuerdan comidas familiares de antaño, es posible comer dentro del salón o en la centenaria galería, disfrutando de una noche estrellada sintiendo el perfume de la pampa al final de la calle. Luego encontramos a “Yamay”, un complejo de turismo sustentable, donde se es permitido estar en pleno contacto con la naturaleza en casas hecha de adobe y bajo los conceptos de la permacultra, aquí se hace astroturismo -es el cielo más diáfano de la provincia- y se enseñan prácticas ecológicas de construcción.

Caminar por Pardo es hacerlo en un pueblo recuperado, con vida y movimiento. El Turismo rural bien entendido ha tenido aquí éxito y ya es posible hablar de que esta bella y aromática localidad es un destino ideal para dormir algunas noches arropado por el sonido de las aves y del propio quehacer rural. El sol, todas las tardes dibuja un brillante camino en las vías del tren, esta es la mejor imagen de Villa Pardo: la esperanza de un pueblo que entre todos han aprendido a renacer y recuperar.

Contacto con el grupo de turismo rural: info@lasfloresnatural.com.ar

Cómo llegar: