Se trata de establecimientos educativos que no contaban con energía eléctrica, ya que se encontraban ubicados por fuera del radio de alcance de la red de distribución tradicional, alejados de los centros urbanos.

Ahora podrán abastecerse con electricidad fotovoltaica y en caso de que las condiciones climáticas no sean las ideales (días nublados o lluviosos), cada establecimiento posee un generador alimentado a combustible que proveerá electricidad.

En el marco del Proyecto de Energías Renovables en Mercados Rurales (PERMER), la Provincia de Buenos Aires se encuentra ejecutando una primera etapa consistente en el suministro de energía eléctrica con sistemas fotovoltaicos a 47 escuelas rurales distribuidas en 9 municipios (Azul, Daireaux, Gral. Alvear, Gral. Lamadrid, Gral. Lavalle, Laprida, Las Flores, Mar Chiquita, Rauch), para continuar luego con una segunda etapa, ya licitada y adjudicada, de 72 colegios rurales en otros 20 municipios del territorio bonaerense.

El gobierno de la provincia informó que “El suministro a establecimientos escolares rurales aislados de las redes de distribución, permitirá garantizar el acceso a la energía y mejorar la calidad de vida, de aprendizaje y la salud de toda la comunidad educativa. Los equipos provistos abastecerán de electricidad a las aulas beneficiando las condiciones para enseñar y aprender, facilitando el uso de computadoras, televisores e impresoras, así como la conexión a internet.”