La industria no tiene límites. Respecto de la aeronáutica podríamos caer en la metáfora fácil de decir que tiene alas grandes para llegar a cualquier horizonte, hasta el más inesperado de ellos. Eso demuestra ahora la empresa estatal que fabrica aviones en la provincia de Córdoba.

La firma puso en marcha el proyecto Unasur 1 para el diseño y fabricación de un avión de entrenamiento básico, en colaboración con los demás países integrantes de la Unión de Naciones Sudamericanas. En el mercado internacional, el principal producto ofrecido por la fábrica es el avión Pampa, para entrenamiento avanzado de pilotos y control de fronteras.

El objetivo es posicionarse como el “centro de mantenimiento logístico integral de preferencia para las fuerzas armadas y seguridad del país”, según señala su Plan de Acción y Presupuesto, aprobado por el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

En materia de estrategia regional, la fábrica busca consolidarse como “un socio proveedor de aeroestructuras para la Empresa Brasileira de Aeronáutica (Embraer), en forma inicial a través del proyecto KC-390, actualmente en ejecución”.

“Existen en estudio otros proyectos relacionados con la aviación civil y militar, en particular con aeronaves de alas rotativas (helicópteros)”, añade ese Plan de Acción. Junto con la incorporación de 133 nuevos operarios (hasta totalizar una nómina de 1.702 trabajadores), la compañía reestatizada en 2009 prevé elevar su capacidad de fabricación tendiente a la industrialización e ingeniería asociada del avión IA-63 Pampa, en sus distintas versiones; la remotorización de la flota existente de la Fuerza Aérea y el desarrollo y producción de simuladores.

En el caso de la aeronave IA-58 Pucará, se desarrollan actividades de remotorización, incluida la adquisición de materiales necesarios, y se realizan tareas tendientes al “aumento de las capacidades de ingeniería y el mantenimiento de la fabricación de partes asociadas”.

La empresa avanza también en “la recuperación de capacidades básicas del sistema (comunicación, navegación y actitud)” y el desarrollo de un avión prototipo “que contempla la remoción de todas las deficiencias de la aeronave”.

El Plan de Acción de la Fábrica de Aviones destaca la incorporación de un contrato de prestación de servicios para la Armada, similar al de la Aeronáutica, a la vez que se mantienen tareas de ensayos para la industria automotriz y otras.