64 jóvenes demandaron al gobierno japonés y a los dos fabricantes de la vacuna del virus del papiloma humano (VPH), GlaxoSmithKline (GSK) y Sanofi, Pasteur, Merck Sharp & Dohme (MSD) por los daños que sufren tras la vacunación. 

Es importante tener conocimiento de esta información, dado que en Argentina esta vacuna forma parte del Calendario Nacional de Vacunación para niñas de 11 años. Según el Instututo Nacional del Cáncer, el cáncer de cuello de útero es el segundo tipo de cáncer más mortal en mujeres en el país, con unas 2.000 muertes al año.

Las chicas japonesas recibieron la vacuna entre los 11 y 16 años de edad y actualmente presentan problemas en el sistema nervioso, reacciones autoinmunes y dolores por todo el cuerpo, por lo que presentaron sus demandas por daños y perjuicios el mes pasado en cuatro tribunales de Tokio, Nagoya, Osaka y Fukuoka.

Las afectadas piden 15 millones de yenes (127.800 euros) cada una por los daños recibidos. El objetivo de jóvenes y abogados es aclarar las responsabilidades del gobierno y los fabricantes de medicamentos a través de las demandas “para que las víctimas puedan vivir sin ansiedad”.

Las vacunas contra el cáncer de cuello uterino se incluyeron en los programas rutinarios de vacunación en Japón en abril de 2013. Pero el gobierno dejó de recomendarlas en junio del mismo año tras recibir informes sobre daños a la salud de multitud de chicas que se habían vacunado.

En Japón, en 2011, se produjeron cuatro muertes relacionadas con la vacuna Prevenar de Pfizer (desaconsejada por científicos españoles independientes) y ACT-HIB del laboratorio ya citado Sanofi Pasteur Merck, Sharp & Dohme. También, en 2005 se había suspendido la recomendación de usar la vacuna contra la encefalitis japonesa.

Como indica su blog el periodista español Miguel Jara, las autoridades sanitarias japonesas divulgaron datos que confirman que la vacuna del papiloma es la que más reacciones adversas produce, algunas con resultado de muerte. La vacuna del papiloma está asociada con al menos 209 muertes en Estados Unidos y en Europa existen 352 muertes por la vacuna del papiloma notificadas ante la Agencia Europea de Medicamentos.