Una pensión de la ciudad de Guatemala cobra 9 dólares por estar en a cama en la que en los primeros días de 1953 durmió Ernesto “Che” Guevara, el legendario líder de la revolución cubana.

La habitación que utilizó el Che tiene cinco metros cuadrados y no posee ventanas. Un camastro, un colchón flojo, una manta y un almohadón son los objetos que contiene este lugar que conserva los muebles originales.

Ernesto Guevara de la Serna recaló allí proveniente de El Salvador en diciembre de 1953, con apenas 25 años, en medio de una crisis institucional muy grave en el país centroamericano. El Gobierno del coronel Jacobo Arbenz avanzaba en la reforma agraria y ya había puesto contra las cuerdas a las multinacionales estadounidenses, entre ellas, a la poderosa United Fruits. 

Sin buscar demasiado, el Che se alojó en la habitación 21 de la modesta pensión Meza: Décima calle, portal 10-17, zona 1. Un lugar céntrico, bullicioso y barato, un edificio de una sola planta en ubicado en el casco antiguo.

Como no tiene servicio ni ducha, el valor de esta habitación es muy económico: 70 quetzales (9 dólares).

Fue en Guatemala donde el Che empuño su primer fusil, hasta el golpe de Estado tras el cual buscó refugio en la Embajada de Argentina.