“Nadie le puede dar lecciones a nadie. A ustedes, alguien les tiró una soga, aprovéchenla”, fue uno de los mensajes de Abel Pintos a los tres jóvenes internos del penal de Batán, que fueron a ver al cantautor antes de su presentación en Mar del Plata y adonde llevaron las guitarras hechas por ellos para que Abel las firmara.

Antes de su presentación, el cantautor Abel Pintos recibió el domingo a jóvenes internados en el centro de recepción cerrado de Batán que asisten al taller de luthería que se dicta en esa unidad penitenciaria, luego de la prueba de sonido para su recital que se aprestaba a dar en el estadio polideportivo “Islas Malvinas”, de Mar del Plata.

Pintos se sumó así a la lista de artistas que colaboran con este importante proyecto de inclusión social a cargo de la Ong “Entramados”, del que ya participaron el histórico bajista de Soda Stereo, Zeta Bosio, Ciro Pertusi de Jauría (y ex Attaque 77) y Hernán Valente, de Cadena Perpetua.

En rueda de prensa, el cantante recibió a tres jóvenes del primer taller de luthería y música del centro de Batán, que aloja a menores y adultos procesados y penados.

Ya son varias las guitarras originales hechas por los internos, que con estas acciones como el encuentro con los músicos tienen la posibilidad de mostrar su trabajo a artistas consagrados.

“Una guitarra es vida, ustedes están dando vida y les doy todo mi apoyo para que esta idea continúe y perdure”, agregó, mientras firmaba uno de los instrumentos expuestos. Luego Abel Pintos recibió en su camarín a la artista plástica marplatense Emilia Marcón quien inspirada en su música le obsequió tres ejemplares que representan el mar, la vida y la cosecha de esa vida.

“Agradezco estos obsequios y más con el sentido que fueron realizados, ya que para mí es un orgullo que mi música inspire a la pintura y a este arte tan creativo” finalizó el cantante momentos antes de iniciar su presentación en Mar del Plata.