En 1986, la empresa Metal Huasi, dedicada a la extracción y fundición de plomo en Abra Pampa, provincia de Jujuy, quebró y dejó toneladas de desechos tóxicos a la intemperie, lo cual generó una grave contaminación del medio ambiente y el deterioro de la salud de sus habitantes.

En 2006 se detectó que el 81% de los niños sufría de saturnismo (envenenamiento por plomo en sangre).

En 2007, el Gobierno Nacional recibió un préstamo de 50 millones de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para llevar a cabo un plan de remediación, un dinero que debía destinarse a revertir la contaminación, algo que no se hizo.

Con 600 demandantes, el juicio contra el municipio de Abra Pampa inició a principios de este mes la etapa de alegatos. En las semanas próximas se definirá la responsabilidad del Estado Municipal por el daño causado a niños y adultos como consecuencia de la contaminación por plomo.

“Los intendentes sacaban los escombros y rellenaban tierras que vendían a la misma gente de Abra Pampa. Construyeron sus casas sobre plomo y hoy tienen una terrible contaminación que es única en el mundo“, indicó a medios locales el asesor legal de los damnificados, Lilo Quintarin, quien también detalló que una cancha de fútbol donde jugaban los más chicos estaba hecha con relleno de plomo.