Por Leandro Vesco / Fotos: Jorge Yanicelli

Ni la nieve, el viento y el frío pudieron con los vecinos autoconvocados y asociaciones ambientalistas que se reunieron en el Calafate en el Encuentro Nacional en Defensa del Río Santa Cruz que se vivió durante el viernes 18 hasta el domingo 20 de agosto. El sábado una caravana recorrió los treinta kilómetros que separan esta ciudad hasta llegar al glaciar Perito Moreno y realizar allí un abrazo simbólico para concientizar acerca del daño que harán al medio ambiente las represas que el gobierno planea hacer río abajo.

La gente se sacó las dudas, fue muy importante dar información, que es lo que escasea, porque el gobierno no da datos precisos sobre el verdadero impacto ambiental que causarán estas represas”, nos dice Jorge Yanicelli, uno de los organizadores del evento y miembro del colectivo Río Santa Cruz sin Represas, quienes desde Calafate se oponen a la intervención del ultimo río de origen glaciar libre que tiene nuestro país. El Encuentro sirvió para que los propios vecinos de la localidad puedan despejar sus dudas sobre las consecuencias que tendrán para el medio ambiente la construcción de las represas.

“El viernes hicimos una conferencia de prensa donde los titulares de Aves Argentinas, Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) y Fundación Banco de Bosques explicaron por qué nos oponemos a la construcción de estas represas. Luego en la Plaza Perito Moreno de Calafate hubo espectáculos de Varieté y artistas callejeros. Lo principal es que se dio información, que es lo que no se está dando. La gente se sacaba las dudas y nosotros explicábamos todo lo que había pasado en estos últimos meses”, afirma Yanicelli.

Hubo una gran nevada el jueves y el propio viernes que tapó caminos y congeló algunos tramos de la ruta que lleva al glaciar, ese día se tenía previsto hacer un abrazo simbólico a este Monumento Natural de la Humanidad. “Hubo más gente que la esperada y compartimos autos para hacer la caravana, todos los autos tuvieron que transitar con clavos o cadenas, estuvo muy feo el tiempo, pero cuando llegamos al Glaciar, se despejó y salió el sol”, cuenta con alegría este vecino que participa activamente de este contundente rechazo nacional hacia el plan del gobierno de modificar el cauce de un río que tiene una biodiversidad única.

“Por la noche en el Estancia 25 de Mayo, que está en el ejido de el Calafate, y fue una de las pioneras en la población se hizo el encuentro Hablemos del Río Santa Cruz. Vino gente de El Chaltén, Puerto Santa Cruz, Comandante Luis Piedrabuena, Río Gallegos y Río Turbio. El domingo hicimos una marcha por Calafate y llegando al Anfiteatro el Coro de Calafate entonó canciones, fue un momento muy emotivo. Quisimos dejar cintas azules en la plaza que simbolizaban el río, no repartimos folletos para no generar contaminación

El gobierno nacional, apoyado por capitales chinos, planea construir dos megarepresas, la Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, sobre el cauce del Río Santa Cruz. El daño que causarán será irreversible al ecosistema. Muchas áreas quedarán bajo agua porque será el hombre quien controle la corriente de agua buscando generar la mayor cantidad de energía. El macá tobiano es un ave que está en peligro de extinción y desarrolla su vida en la desembocadura del Río Santa Cruz, cuando las represas estén funcionando, la cota del río cambiará y con ella, el estilo de vida de esta ave, de la cual sólo quedan 800 ejemplares. “Tenemos que informar y sembrar conciencia sobre los peligros que implica la falta de un estudio de impacto ambiental serio para una obra de esta envergadura en este templo de la naturaleza”, concluyó Jorge Yanicelli. La lucha continúa.