“Trabajamos la recuperación de los containers que ya perdieron su vida útil, porque después de 12 años ya no se pueden usar para carga. Estos contenedores en desuso, que generaban contaminación, vuelven a tener vida útil. Ese fue el criterio que aplicamos para crear Quo Container Center, recuperándolos y dándoles un uso totalmente renovado”, explica Juan Pablo Rudoni, desarrollador de este novedoso paseo de compras que está pronto a abrir sus puertas para convertir a ese suceso en un hecho histórico: será el primer centro de compras argentino con ese tipo de construcción.

El espacio, ubicado en Ingeniero Maschwitz, partido de Escobar, está construido con 57 contenedores retirados del servicio marítimo, adaptados y reforzados estructuralmente en los talleres de Ecosan. Se los acondicionó bajo el concepto de la sustentabilidad. El centro comercial contará con 34 locales, ocho de los cuales serán bares y/o restaurantes, y los restantes serán locales comerciales y oficinas.

Además, estará iluminado por paneles fotovoltaicos y artefactos de sistema LED, con el consiguiente ahorro de energía y optimización de la luz. Los jardineros plantaron el techo verde que proveerá aislación térmica -y también oxígeno natural- al conjunto. Por su parte, la artista plástica Magui Delfino intervino algunos de sus paneles y murales de las galerías. En cuanto a la red sanitaria, tendrá su propia planta de tratamiento de efluentes, con lo cual se convertirá, para la zona, en un modelo de arquitectura amiga del medio ambiente.

El foco de los creadores de Quo Container Center está puesto en la sustentabilidad medioambiental: su arquitectura se basa en la recuperación de residuos industriales y apunta a disminuir el impacto ambiental de la construcción, tanto en los centros urbanos como en la periferia. Este tipo de construcción modular cumple los estándares exigidos por las administraciones municipales, provinciales y nacionales. 

Con Juan  Carlos y Juan Pablo Rudoni como ideólogos, el desarrollo lo llevó adelante el estudio de arquitectos encabezados por Cecilia Bertezzolo, a quienn se sumó la empresa Ecosan para desarrollar este shopping verde en una superficie de 2200 metros cuadrados. Buscaron estar en línea con el Box Park de Londres y con la Christchurch Container City, de Nueva Zelanda, espacios comerciales que al mismo tiempo funcionan como puntos de atracción turística. Lo hicieron a partir de un concepto: arquitectura sustentable, recuperación de residuos industriales que disminuyen el impacto ambiental y que, demuestran, tienen también la cualidad de ser bellos.

Más información: www.quo.com.ar