Esta semana quedó inaugurado el Centro de Interpretación “Parque Jesuítico Guaraní” en la ruinas de San Ignacio de Miní en Misiones. Por medio de interacción con tecnología audiovisual y contenidos multimedia se pretende mostrar la historia de la intensa y positiva actividad de los jesuitas en nuestra tierra.

El Centro de Interpretación se halla en un antiguo edificio neocolonial, que se restauró y se puso en valor con una inversión de 40 millones de pesos que financió el Banco Interamericano de Desarrollo.

Este nuevo espacio interpretativo posee un auditorio, una muestra patrimonial e histórica, y un taller de conservación y restauración para preservar el fecundo y vasto patrimonio jesuítico. Los Jesuitas de la Compañía de Jesús fueron responsables de una obra inigualable civilizatoria y educativa. Fue fundada por San Ignacio de Loyola en 1540 y basó su trabajo poniendo foco en la actividad intelectual, pedagógica, misionera y asistencial.

El Ministerio de Turismo de la Nación y la provincia de Misiones junto con autoridades paraguayas, bolivianas, uruguayas y brasileñas representativas del sector público y privado nacional, provincial y municipal firmaron una carta de intención para promover la creación de la Ruta Internacional Jesuítica.

El ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos expresó que “se inicia un nuevo camino de revalorización de nuestro patrimonio histórico común, y construcción de un futuro mejor e integrado regionalmente”.

“Para esto -agregó- es necesario transformar el patrimonio jesuítico de Sudamérica en un producto turístico integrado, competitivo y de calidad, con sustentabilidad social, cultural y natural, y para esto es importante tener una identidad sudamericana en común, para lo cual es necesario trabajar en la construcción de la Marca Sudamericana que comparta productos tales como la Ruta Internacional de los Jesuítas”.

El Centro Interpretativo “Parque Jesuítico Guaraní” propone instalarse como la base de la Ruta Internacional de los Jesuítas, con este fin se propone potenciar el patrimonio jesuítico generando un concepto articulador que integre a todas las Misiones para difundir y proteger la integración social, cultural, económica, física, turística, jurídica y comunicacional con proyectos que ayuden a instalar al turismo religioso jesuita, Orden a la que pertenece el Papa Fransisco, como un eje para el crecimiento de los pueblos.