OSEP, desde su programa “Libérese de fumar” sigue promoviendo la reducción del consumo y los espacios libres de humo de tabaco, medidas que en nuestro país han resultado positivas. En los últimos años hubo un sostenido descenso en el consumo de tabaco y la tendencia señalaba que más de 3 millones de argentinos se liberaron de la adicción al tabaquismo. En tanto se incrementó la cantidad de personas que quieren dejar de fumar. Las cifras indican 7 de cada 10.

Si bien existen programas de cesación tabáquica, es fundamental evitar el inicio en el consumo que hoy en Argentina se produce entre los 12 y 13 años. Los niños son los más permeables a los cambios, por eso desde edad temprana es fundamental llegar a ellos para protegerlos de los riesgos para la salud asociados al consumo de tabaco. En Argentina un paquete de 20 cigarrillos de Marlboro cuesta 15,50 pesos, o sea, 1,90 dólares al valor oficial. Pero si se calcula usando el precio al que cerró ayer el dólar blue, la cifra es una de las más bajas del mundo, apenas 1,30 dólares por caja.

OSEP promoviendo la accesibilidad

La Obra Social ha realizado un esfuerzo institucional durante el último año para formar profesionales que puedan llevar adelante el tratamiento. En las Delegaciones de San Martín y Luján de Cuyo y OSEP Cerca, en la Municipalidad de Guaymallén, hay equipos interdisciplinarios para el abordaje de esta problemática, que se suman al existente en OSEP Central, y en el resto de las sedes, referentes especialmente capacitados.

La OMS

“Reducir el consumo de tabaco, salva vidas”, es la consigna que la Organización Mundial de la Salud utiliza este año al realizar un llamamiento a los países para que aumenten los impuestos al tabaco, considerando a esa intervención como una de las herramientas existentes para disminuir el consumo e impedir que los jóvenes empiecen a fumar.

Según la institución internacional la epidemia mundial del tabaquismo mata cada año a casi 6 millones de personas, de las cuales más de 600.000 son no fumadores que mueren por respirar humo ajeno. “Si no actuamos, la epidemia matará a más de 8 millones de personas al año de aquí a 2030. Más del 80% de esas muertes evitables se producirán entre las poblaciones de los países de ingresos bajos y medianos”, señala.

El tabaco, una adicción

Como el tabaquismo es una enfermedad adictiva –física, psicológica y social-, crónica, que afecta a varios órganos, es muy importante no empezar a fumar o dejar de hacerlo lo antes posible.

El impacto negativo del consumo no es menor. Cáncer en pulmón, lengua, boca, laringe, estómago y vejiga; enfermedades respiratorias graves, infartos y accidentes cerebrovasculares, son algunas de las consecuencias de fumar. Y si enumeradas sólo parecen palabras sueltas, en realidad conllevan daño, sufrimiento y altos costos económicos no sólo a quienes las padecen sino a todos a su alrededor y a los propios sistemas de salud.

Los profesionales remarcan en la actualidad el tema de la adicción. Es que la nicotina deja una marca, una huella en el cerebro, como el alcohol y la marihuana, imposible de borrar.  Si una persona vuelve a consumir la sustancia, en este caso nicotina, por el que se hizo adicto, activará esa huella y recaerá en el consumo.

Protección de humo de tabaco ajeno

Además de los fumadores, el tabaco afecta a quienes no fuman y están expuestos a él. El humo de tabaco está catalogado como cancerígeno tipo A, es decir como uno de los más peligrosos. Las personas expuestas al humo de tabaco tienen entre un 20 y 30% más de riesgo de cáncer de pulmón y enfermedad coronaria que los no expuestos. La exposición en los recién nacidos se relaciona con aumento de riesgo de muerte súbita del lactante y los niños pequeños con aumento de infecciones respiratorias, otitis media, mayor número de broncoespasmos, entre otros. De allí la importancia que OSEP le da a los espacios libres de humo.

El Programa Libérese de fumar de OSEP, le ofrece también los consultorios de cesación tabáquica. Turnos para iniciar el tratamiento al 0810- 810- 1033, opción 7. Información general en Rondeau 332, Ciudad, teléfono 4294635.