La Defensoría del Pueblo de la ciudad de Neuquén denunció que un brazo del río Limay, en inmediaciones del barrio privado ‘La Castellana’, en Valentina Sur, fue obstruido por un proyecto inmobiliario que produjo una laguna estancada. El fenómeno podría causar daño ambiental, atentar contra la biodiversidad del área y afectar la salud de los vecinos.

La obstrucción del curso de agua genera acumulación de residuos orgánicos, lo que podría favorecer la proliferación de algunas clases de algas nocivas. Se estanca el agua, se pudre, fomenta el crecimiento de algas y actúa directamente sobre el Limay. Además, durante el verano había una gran cantidad de mosquitos en el lugar, perjudicando a los vecinos.

La Defensoría le solicitó a Recursos Hídricos que presentara un informe del caso. Los estudios arrojaron que el sector no tenía una alimentación directa del Limay, sino que llenaba su cauce por retroceso; es decir por las crecidas. El documento indica que el loteo en cuestión no modificó el entramado de la cuenca, aunque el taponamiento fue realizado por la misma empresa constructora Fidus SA, aparentemente para otro proyecto inmobiliario.

El dique se encuentra entre La Perla Wakepark y el barrio privado La Castellana. Se trata de una zona de lagunas naturales y artificiales que en otros tiempos se utilizó para la explotación de árido. El amparo fue presentado en el Juzgado Civil Nº 1 por la Defensoría del Pueblo. Además, presentó una acción contra la Municipalidad de Neuquén en el Juzgado Nº 6.