Como una ironía de las inundaciones que atraviesa nuestro país, ocasionadas en gran medida por las grandes extensiones de cultivos de soja que vuelven impermeables nuestros suelos, especialistas del Centro de Caucho del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) desarrollaron a partir de proteínas de soja, un adhesivo para fabricar un aglomerados de madera “con elevada resistencia a la humedad ambiente”.

Mientras un monte nativo absorbe 300 milímetros de agua por hora, y una pastura convencional (donde hay ganado) 100 milímetros, un campo con soja absorbe apenas 30 milímetros por hora.

Aproximadamente 20 millones de hectáreas del territorio argentino están destinadas al cultivo de soja, como parte de un modelo de agroproducción que se basa en sembrar las especies más rentables, que nos hace perder biodiversidad y que destruye nuestros suelos, todo en favor del agronegocio.

Expertos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) ya advirtieron que las grandes inundaciones no se explican solo por la caída de lluvia, si no también por el modelo productivo, y que las grandes extensiones de soja provocarán mayores inundaciones.

Esta nueva utilidad que se le da a la soja representa otra evidencia de que la existencia de tantas hectáreas de este cultivo no tiene como objetivo nuestra alimentación como dicen quienes creen que “están alimentando al mundo” (y aunque lo tuviera nos enfermaría aún más),

“Comenzamos la investigación con el propósito elaborar un producto alternativo a los adhesivos más utilizados en el mercado —a base de urea-formaldehído (UF)—, libre de elementos tóxicos. Luego de probar diferentes formulaciones detectamos que la mezcla entre proteínas de soja y una arcilla nacional (proveniente de la Patagonia) daba muy buenos resultados”, explicó Alejandro Bacigalupe del INTI, quien trabaja con este tema como tesis de doctorado.

Lo destacable es que se elabora con materiales renovables, es económico, sustentable y aporta a la madera resistencia al agua. Los resultados que hemos obtenido hasta el momento demuestran que el adhesivo previene deformaciones por la humedad”, indicó Mariano Escobar, responsable del sector Nanocompuestos Avanzados de INTI-Caucho.