Hace 7 años se gestó en el Grupo Codorniu-Raventós, casa madre de Bodega Séptima, el proyecto Gran Crew. El trabajo consistió en encontrar en cada país micro parcelas únicas de cada finca. Luego de 14 años de trabajo en Agrelo, Mendoza, y con de más de 450 años de historia y experiencia presentaron su vino ícono: Séptima Gran Malbec 2009.

La elección del mejor lote de Malbec, el riego controlado en búsqueda del equilibrio de las vides, solo un racimo por planta por botella, la cosecha manual al amanecer y el trabajo minucioso en la elaboración combinando distintos métodos fermentativos, dan como resultado este Gran Malbec con personalidad intensa y argentina, según cuentan en la bodega.

El vino es resultado de 24 meses de paso por barrica de roble francés de primer uso y micro-vinificaciones en tanques de 1000 litros. Creció en botella durante más de 36 meses antes de salir al mercado.

La añada 2009 fue de altísima calidad en la zona de Agrelo. Sólo 2.000 botellas numeradas de un vino de color púrpura intenso, aromas florales y fruta negra, taninos firmes y maduros, se suman a una fina acidez que equilibra su concentración. La etiqueta es un homenaje a las piedras de la bodega, que en forma de pirca, refugian y protegen a sus vinos. El valor del vino es de $ 980.