Hay varias especies que no hemos visto en la naturaleza, o en cultivo, durante más de 100 años. Algunas de estas ya pueden estar extintas“, señaló un comunicado del organismo investigador.

La investigación también demostró que muchas de las especies con mayor potencial de uso en el desarrollo de cultivos de café se encuentran entre las que tienen el mayor riesgo de extinción y no cuentan con las medidas adecuadas para una conservación efectiva.

Alrededor del 45 % de las especies de café no se encuentran en colecciones vivas o bancos de semillas (colecciones de germoplasma), y el 30 por ciento no tiene protección en la naturaleza (es decir, no se encuentra dentro de los límites de parques nacionales, reservas de vida silvestre y otras áreas protegidas).

Dada la importancia de las especies de café silvestres para el desarrollo de cultivos y la sostenibilidad a largo plazo, estas son cifras preocupantes, señaló el estudio.

Además, la organización, que depende del Departamento de Medio Ambiente del Reino Unido, realizó una evaluación adicional del riesgo de extinción sobre café arábica con proyecciones del cambio climático que demostraron que esa especie está en peligro de extinción. Se calcula que la población natural de la especie arábica se reducirá hasta en un 50% o más para 2088.

Estos datos trazan un panorama cada vez más preocupante para muchas otras especies de café si se toma en cuenta el cambio climático al considerar su riesgo de extinción, señalan los investigadores.