Según esa organización, la concesión fue realizada a espaldas de la sociedad, oficializada en su momento por el ex ministro de energía Juan José Aranguren y renovado por la Secretaría de Energía liderada por Gustavo Lopetegui a fines del año pasado.

Entre las áreas habilitadas a TGS se incluyen zonas identificadas como futuras áreas marinas protegidas dada la importancia de sus ecosistemas. Áreas que son hogar del endémico delfín franciscana, la ballena franca austral, especies de pingüinos, donde se destacan zonas de forrajeo del pingüino de magallanes, zonas de reproducción de anchoíta, merluza, calamar, entre otras.

Greenpeace indicó que estos permisos se otorgaron sin consulta pública ni tratamiento parlamentario a pesar de su extenso alcance, para realizar exploración sísmica de hidrocarburos, práctica que consiste en la generación de fuertes ondas sonoras, producidas por cañones de aire que provocan impacto en más de 300 mil km2, una superficie equivalente a la provincia de Buenos Aires. La intensidad del sonido es comparable a las bombas de Hiroshima o Nagasaki. Toda la biodiversidad marina, en especial los mamíferos como ballenas y delfines, es afectada.

“Consideramos preocupante que una empresa cuente con semejante poder para vulnerar la biodiversidad y los ecosistemas del Mar Argentino. Además de que el proceso fue tratado a espaldas de la sociedad argentina, se extendieron permisos para realizar actividades más allá de la duración de la gestión política, pudiendo ser ejecutados con una simple presentación administrativa de una Evaluación de Impacto Ordinaria ante la Secretaría de Energía. De esta forma, dieron carta blanca a la empresa TGS para realizar una de las actividades más dañinas e invasivas como la exploración sísmica, bombardeando prácticamente toda la plataforma continental del Mar Argentino” afirmó Luisina Vueso, coordinadora de la campaña por la protección del Mar Argentino de Greenpeace.

El otorgamiento de permisos se inició en 2017 con el entonces ministro de energía Aranguren, a través de la Resolución N° 19-E/2017 Ministerio de Energía y Minería (6/02/2017) por el plazo de dos años que abarcaba una superficie de 444700 Km2. En 2019, a través de la Secretaría de Energía, conducida por Lopetegui se extiendió el permiso por medio de la Resolución N° 94/2019 Secretaría de Gobierno de Energía (13/03/2019) a esta corporación hasta el 7 de febrero de 2025.

“No solo las especies que allí viven sufrirán un bombardeo acústico sin precedentes a costa de encontrar zonas donde extraer hidrocarburos, sino que dicha industria traerá consecuencias peores aún para el Mar Argentino. Expandir la frontera petrolera expondría a los ecosistemas y a las costas de nuestro Mar a riesgos incalculables como un posible derrame petrolero. Considerando el contexto actual de crisis climática, la prioridad del gobierno en términos energéticos debe ser el abandono de los combustibles fósiles y una transición hacia las energías limpias”, señaló Vueso.