Las estimaciones del GEI arrojan que el 57% de las emisiones brutas corresponde al sector energético; el 33% a la agricultura, ganadería y usos del suelo; el 9% al de residuos sólidos urbanos y aguas residuales; y un 1% a procesos industriales.

El proyecto, desarrollado desde la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable provincial, conjuntamente con la Fundación Bariloche y el Consejo Federal de Inversiones (CFI), constituye “una fotografía de cómo se comportan los actividades socioeconómicas de la provincia en cuanto a la emisión de gases de efecto invernadero“, explicaron.

La secretaria de Ambiente de la provincia, Dina Migani, destacó que “ahora Río Negro es una de las pocas provincias que cuenta con un inventario de este tipo, es el punto de partida para elaborar el Plan Provincial contra el Cambio Climático según lo contemplado en la Ley 5140“.

Para nosotros es un avance muy importante poder contar con estos datos para saber así dónde apuntamos las acciones“, manifestó Migani.

En lo que respecta a la energía, emisiones residenciales, institucionales y otras fuentes fijas se encuentran por arriba del resto con un 39,3% seguida por el transporte con un 33%. En este sentido el coordinador general del proyecto, Leónidas Girardin, contó que “los resultados dieron dentro de lo que esperábamos, donde el sector energético y de agricultura, silvicultura y otros usos de la tierra dieran los porcentajes más altos con respecto al resto de las actividades“.

Asimismo, explicó que la provincia representa aproximadamente el 1,6% de las emisiones nacionales:Río Negro tiene una gran ventaja por sus características de absorciones de gases efecto invernadero por parte del sector forestal“.