Nuevos y contundentes estudios serán encarados por expertos de la Universidad Nacional de Entre Ríos, que desde este mes analizarán la posible relación entre la contaminación que estarían provocando los plaguicidas en las zonas rurales cercanas al casco urbano y los fallecimientos de los habitantes de Villa Elisa.

El alto índice de muertes por cáncer genera una fuerte preocupación en los 12.000 habitantes de la ciudad ubicada a 230 kilómetros al este de Paraná y 342 kilómetros al norte de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Una investigación concluida en 2007 había anticipado que la contaminación por actividades productivas está vinculada principalmente con el uso de agroquímicos en áreas rurales circundantes, con algunos casos industriales que emitían partículas y olores. 

Ese trabajo fue un estudio retrospectivo que abarcó el período 2001-2007 y fue realizado por el Programa Salud para todos de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Uner). 

El médico Leandro Marcó estuvo al frente de esa iniciativa años atrás y ahora encarará el nuevo desafío junto con el municipio de Villa Elisa y organizaciones civiles: busca conocer en detalle porqué se producen la mayoría de los casos de cáncer en la ciudad. “Lo que hicimos en 2007 también fue a pedido del municipio. Se trató de un estudio del perfil epidemiológico general, para encontrar cómo se distribuían las enfermedades. El resultado fue que la principal causa de mortalidad, era el cáncer”, dijo Marcó. 

En abril último se conoció una estadística elaborada por vecinos autoconvocados “Todos por Todos de San Salvador”: arrojó que desde 2010 a 2013, casi la mitad de los fallecidos en esa ciudad (43,3 por ciento) fue por cáncer. 

Marcó señaló que hay una relación entre agroquímicos y cáncer dado que fue demostrada en algunas zonas donde existen graves problemas de contaminación, pero en otras sólo hay sospechas con investigaciones que son muy cualitativas. 

“Vemos la necesidad de tener datos precisos. Desde el Programa de la Uner pensamos que para tomar decisiones sanitarias hay que tener un compromiso con la información y hay que mejorarla para que la acción del Estado y de la sociedad esté orientada”, evaluó. En la Provincia hay una fuerte polémica entre productores y ambientalistas, ya que se discute la Ley de Agrotóxicos, que impide fumigar en un radio de 1000 metros de escuelas o poblaciones. Los primeros argumentan que caería la producción y los segundos estiman que con esta norma podrían disminuir los efectos nocivos que estos productos tienen para la salud.