Despejado
T 22.9° | ST 22.9° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Sociedad - nota

Agrotóxicos: Despiden a un docente por oponerse a las fumigaciones

La escuela Familia Agrícola Colonias Unidas de Totoras, Santa Fe, funciona en un predio lindero a cultivos de soja, los cuales conllevan la aplicación de glifosato y otras sustancias químicas que enferman a la población.

Un profesor de la Escuela de la Familia Agrícola “Colonias Unidas” Nº 8.248 de Totoras, provincia de Santa Fe, denunció que fue despedido del establecimiento educativo como consecuencia de su participación en el grupo de Vecinos Autoconvocados por la Vida, una organización que lucha para evitar las fumigaciones con agrotóxicos en inmediaciones de los centros poblados y escuelas rurales.

La escuela está ubicada a 5 kilómetros de la zona urbana y funciona en un predio lindero a terrenos donde productores agropecuarios siembran soja trangénica, la cual conlleva la aplicación de glifosato, el herbicida que puede causar cáncer según indicó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Gracias a un amparo conseguido por los Vecinos Autoconvocados por la Vida, se limitaron las aspersiones a una distancia de 500 metros desde el inmueble rural y de algunos puntos y barrios de la ciudad y de las escuelas rurales.

También a mi militancia en favor de las ordenanzas que restringen las fumigaciones, por haber sido amparista en un recurso interpuesto por el mismo tema contra la municipalidad local y quizás además por mi forma de ejercer la docencia vinculada a la educación libre y orientada hacia el cuidado del medio ambiente, las prácticas agroecológicas, el bienestar animal, la agricultura familiar y por denunciar fumigaciones ilegales en el ámbito de la escuela“, señaló Daniel Mangold, el docente en cuestión.

El docente, quien trabajó durante tres años en la Escuela de la Familia Agrícola, declaró a medios locales que el amparo interpuesto “tuvo dos instancias. La primera fue validada por el juez de Cañada de Gómez pero al ser apelada por la Municipalidad, se elevó a segunda instancia, en la Cámara de Rosario quien resolvió a favor de los vecinos en tres de los cuatros puntos que figuraban en el recurso de amparo“.

“Esa situación hizo que el lobby sojero local reaccione contra el cuerpo de concejales y los vecinos autoconvocados y generaron presiones para que las ordenanzas sancionadas sean totalmente regresivas, como la sancionada durante la mañana del jueves último, y desobedeciendo lo que el juez dictaminó en segunda instancia. A la par se dio la exclusión de mi trabajo, explicó Mangold.

“Me enviaron una carta documento donde sólo se me dice que no necesitan más de mis servicios, sin ningún tipo de explicación”, indicó el docente, quien inició acciones desde el gremio que lo ampara como docente y en primer lugar se solicitó su reincorporación, algo que todavía no fue atendido por los directivos de la escuela. Entre las irregularidades que rodean el despido de Mangold, el Ministerio de Educación ratificó ante Sadop que “no existe un sumario previo” como dicta la norma.

Recordemos que las fumigaciones con agrotóxicos son un problema de muchísimas escuelas rurales de nuestro país, en el Litoral, en el Norte, en Córdoba, en Neuquén, y también en la provincia de Buenos Aires, donde se conformó la Red de Docentes por la Vida.