Zoe Giraudo, una niña de 2 años bajo tratamiento oncológico, vive en Sastre, provincia de Santa Fe, expuesta a las fumigaciones con los venenos del agronegocio en los campos linderos a su casa.

Sonia González, su mamá, junto a vecinos autoconvocados exigieron distancias preventivas en el Concejo de esa localidad del departamento San Martín, en el centro oeste de la provincia de Santa Fe. Mi nena necesita con urgencia que esto salga. Es urgente que pongan esos metros de distancia por pedido médico”, expresó la madre a medios locales.

Se trata de un pedido que evidencia la realidad que padecen los pueblos de dicha región ante la falta de límites y regulaciones claras de las aplicaciones con agrotóxicos, que perjudican la salud de los habitantes.

“Les pido una respuesta lo antes posible porque el 1 de noviembre ya estoy en mi casa y necesito ya una respuesta. Zoe no puede esperar a que se reúnan un día, otro día con todo el tiempo del mundo”, exigió la mujer en la reunión con los ediles y funcionarios de Sastre.

El pedido es para fijar una zona de exclusión de aplicación de agroquímicos de 1.500 metros. El petitorio fue elevado después de haber denunciado una nueva aplicación en un campo frente a la casa que debe ocupar Zoe y su familia desde la semana próxima.

Los padres de Zoe adjuntaron las recomendaciones de los médicos que atienden a la niña (oncólogo e infectólogo): debe estar en un ambiente alejado por lo menos unos 1.500 metros de la zona en la que se utilizan agrotóxicos. La niña lucha desde hace un año contra un tipo de cáncer denominado linfoma linfoblástico tipo T.

La familia Giraudo alquiló una casa en el centro del pueblo para evitar esa situación pero a partir del 1º de noviembre debe regresar a su vivienda (frente a un campo) porque no les renuevan el contrato.

Como indica Rosario3, el Concejo aprobó en agosto una ordenanza para llevar a 200 metros la zona de exclusión de agroquímicos, pese a que los vecinos reclamaron un mínimo de 800 metros. Esa norma fue vetada por la intendenta María del Carmen Amero y sólo rige una restricción de 100 metros.

Es importante remarcar que este mes, representantes de la cátedra Práctica Final y del Instituto de Salud Socioambiental de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) presentaron a la Municipalidad de Sastre los resultados finales del campamento sanitario realizado en esta ciudad, a mediados de marzo de 2017.

Entre otros puntos analizados, según publicó La Capital, los especialistas indicaron la prevalencia de enfermedades circulatorias, cardiovasculares y cáncer. La incidencia supera la media nacional por cada 100 mil habitantes, de acuerdo a los parámetros establecidos por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (Iarc) dependiente de la Organización Mundial de la Salud.

Respecto a la tasa de cáncer, Sastre se ubica por encima de la mayoría de los resultados hallados en otras localidades analizadas, explicaron los médicos a cargo.