Durante enero de 2018 se realizaron análisis de genotoxicidad en seis niños que asisten a la Escuela Bernardo de Monteagudo, incluida en la Zona de Resguardo Ambiental que propone la Resolucion nº 242/17 de la comuna de Dique Chico, provincia de Córdoba, según publicó el sitio Sumario en Red.

Las pruebas buscaron “dar conocimiento a los jueces que la cautelar que permite fumigar debe ser anulada“, según manifestaron a través de un comunicado este jueves los Vecinos Autoconvocados de Dique Chico.

Los resultados arrojados por los estudios realizados por la doctora Delia Aiassa indican que los pequeños, de entre 7 y 11 años, poseen alteraciones celulares producto del contacto ambiental con agroquímicos.

Los agentes genotóxicos están alterando sus células y en el caso de persistir en el tiempo producirían infertilidad, problemas de gestación, cáncer, entre otras enfermedades“, señalaron los vecinos tras recibir las conclusiones de los análisis.

Un agente genotóxico es una sustancia que puede interactuar con el material genético (ADN) de los organismos causándole alteraciones/daño/rupturas.

Además, reiteraron su repudio a “la decisión de los jueces Humberto Sánchez Gavier y María Inés del Carmen Ortiz, de la Cámara Contencioso-Administrativo Provincial Nominación Segunda, de no dar el lugar correspondiente a estos resultados y exigimos que escuchen y entiendan que la evidencia es más que suficiente para revocar la medida cautelar que les permite seguir fumigando“.

Los estudios fueron realizados en muestras de células de la mucosa bucal de seis niños residentes en Dique Chico, a pedido de padres y vecinos, que se tomaron en la comuna y se enviaron a un laboratorio de Río Cuarto.

En los mismos se procedió a realizar el ensayo de Micronúcleos (MN) en el área Genética del Laboratorio Servicios y Diagnóstico en Salud y Ambiente de la Ciudad de Río Cuarto, a seis (6) muestras de células de la mucosa bucal.

Los niños habitan viviendas que se encuentran entre 100 y 400 metros de campos donde se pulveriza con agroquímicos, y asisten a la escuela que se sitúa lindando un campo donde se pulveriza con esas sustancias químicas.

Se pulveriza en las cercanías de las viviendas desde hace más de diez años. El tiempo de contacto de los niños estudiados tuvo un periodo de exposición potencial con estas sustancias que varía entre 1 a 5 años (2 niños) y 6 a 10 años (4 niños) por lo que puede estimarse que todos los menores tuvieron exposición potencial a esas sustancias químicas durante sus vidas.

La frecuencia de pulverizaciones en la zona es de cuatro veces al año. El agroquímico que se utiliza en las pulverizaciones contienen el principio activo Glifosato.

Los resultados obtenidos del ensayo de Micronúcleos (MN) en la mucosa bucal, es posible indicar que el 100 % de los niños que participaron en el estudio tuvieron un número de células con MN mayor al valor considerado como basal o como frecuencia de células con MN espontánea para una población. El valor promedio en los niños es 10,333 + 2,065 por cada 1000 células, mientras que los valores de referencia de la literatura indican 3.36 ± 0.63 MN/1000 cél y rangos más frecuentes que van desde 0,3 a 2,5 MN/1000 cél.

La diferencia de células con MN entre niños que habitan en cercanías de lugares donde se pulveriza y niños sin esta exposición (referentes) señala que los primeros se hallan expuestos a agentes genotóxicos.

Estos resultados, aunque en una pequeña muestra de la población de niños, permiten afirmar que existe una exposición a agentes genotóxicos en este grupo de niños de Dique Chico con relación a un grupo referente que residen en áreas alejadas a zonas donde se realizan pulverizaciones con plaguicidas.

Fuente: Sumario en Red.