Despejado
T 22.8° | ST 22.8° Aeroparque Buenos Aires, Argentina
Revista el Federal - Mi País - nota

Agrotóxicos: Suspenden la aplicación de glifosato en Brasil

Mientras la agricultura argentina nos contamina anualmente con más de 200.000 toneladas del herbicida glifosato, en Brasil un juez federal suspendió el uso de productos que contengan este agrotóxico.

Se suele citar la categorización como ‘probablemente cancerígeno’ que otorgó al glifosato la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero esta no es la única evidencia de la peligrosidad de este herbicida, la cual quedó demostrada además por innumerables trabajos científicos, médicos y otras voces nacionales e internacionales:

> Afecta la biodiversidad de los bosques nativos.
> Está generando sus propias malezas.
> Se acumula en los campos argentinos. 
> Vuelve impermeables los suelos. 
> Se concentra en los sedimentos de la cuenca del río Paraná.
> Puede ocasionar efectos irreversibles en el sistema nervioso.
> Puede causar cáncer.
> Puede impedir el desarrollo embrionario y fetal.
> Enferma a los habitantes de los ´pueblos fumigados‘, a las escuelas rurales.
> Fue hallado en algodón, gasas, tampones y pañales comercializados en nuestro país.
> Fue hallado en helados, en vinos, en cervezas y en alimentos del desayuno en Estados Unidos.

Mientras la agricultura argentina utiliza más de 200.000 toneladas anuales de glifosato, en Brasil un juez federal dictaminó que los nuevos productos que contienen este agrotóxico no podrán registrarse en el país y que los registros existentes se suspenderán dentro de los próximos 30 días, hasta que el gobierno reevalúe su toxicidad.

La decisión también se aplica al insecticida abamectina y al fungicida tiram. Se trata de una medida que afecta principalmente a la multinacional Monsanto, adquirida recientemente por Bayer y juzgada por el delito de Ecocidio por un Tribunal Internacional en La Haya, Países Bajos, donde víctimas, testigos, médicos y expertos de todo el mundo (incuido nuestro país) expusieron sus testimonios, como la mamá de una niña del interior de la provincia de Buenos Aires que padece una malformación congénita, una insólita enfermedad que nada tiene de casual, ya que al lado de su casa se encontraba un depósito de glifosato.

El director de la Asociación Brasileña de Agronegocio (Abag), Luiz Lourenço, expresó que “es imposible hacer agricultura sin estos productos“, sin embargo, la apuesta por la agroecología en el mundo es cada vez mayor.

Por Matilde Moyano