Frente al “saqueo” de las góndolas, el alcohol en gel es uno de los principales productos que se “extinguieron”, y es una de las herramientas para desinfectar nuestras manos y combatir así la pandemia del Covid-19 (aunque recordemos que lavarnos las manos con jabón es la principal medida).

Diversas universidades, escuelas y municipios de todo el país ya pusieron manos a la obra en la elaboración de alcohol en gel. Ahora, son los productores que integran la Cámara de Bioetanol de Maíz quienes aportarán su “granito de arena” para la producción de ese preciado sanitizante de manos, con la donación de un insumo básico, ya que con el maíz se produce etanol, del cual se obtiene alcohol tras su destilación.

Nadie está ajeno a lo que está sucediendo en la Argentina y en el mundo, y queremos poner nuestro granito de arena para que no haya faltantes en la provisión de este producto básico que sirve para la protección de todos y cada uno de los argentinos”, expresó el director ejecutivo de la entidad, Patrick Adam.

“Es una cuestión de responsabilidad social empresaria que va mucho más allá del difícil momento que está atravesando nuestro sector“, agregó Adam. Según detalló en un comunicado, la actividad “vive momentos complicados por un persistente congelamiento del precio del bioetanol”.