Fuente: Senada / DyN
 
El Senasa informó que durante el primer semestre de 2015, a través de los correspondientes análisis de laboratorio, se han detectado 16 jabalíes positivos a triquinosis en los departamentos neuquinos de Collón Curá, Lacar, Huiliches y Aluminé, a esto se le suman varios casos en distintas provincia de nuestro país. 
 
Según el profesional del Centro Regional Patagonia Norte del Senasa, la triquinosis no se encuentra limitada a los cerdos domésticos “ya que hay un mantenimiento del ciclo a nivel silvestre el cual se ve agravado por los malos hábitos de caza, al dejar restos de los animales cazados en el campo a disposición de otros animales silvestres que mantienen el ciclo, los cuales también pueden llegar a ser posibles fuentes de contagio en el caso de consumirlos”.
 
Por esta razón, desde el Senasa recomiendan a los cazadores no abandonar las carcasas de los animales abatidos “ya que se transformarán en alimento de otros animales que podrían enfermarse y diseminar aún más la triquinosis en esta zona donde la misma está ampliamente difundida”.
 
En este sentido, sugieren realizar el correspondiente análisis de laboratorio a todos los jabalíes abatidos que estén destinados al consumo, teniendo en cuenta que los procesos de salado y ahumado, la congelación o la cocción en microondas no destruyen el parásito.
 
“Nuestra recomendación es que no se consuma carne ni productos de cerdo doméstico o jabalí sin tener la garantía del Senasa” Por otra parte, un total de 44 personas contrajeron triquinosis en Mar del Plata y Miramar en las últimas semanas, de los cuales ocho son menores y están en observación en distintos sanatorios de la ciudad marítima, informaron fuentes de la Dirección de Protección Sanitaria del municipio de General Pueyrredón.

El director de ese organismo Francisco Varela sostuvo que “con la información aportada por los afectados buscamos dar con el inicio del brote, aunque los casos están por el momento en etapa investigativa” El especialista recomendó algunas medidas preventivas como “evitar el consumo de carne de cerdo que no esté identificada, comprar en lugares habilitados y saber cuál es el origen de los productos chacinados que se compran”.

Varela explicó que los síntomas “se confunden con los de una gripe ya que se comienza con malestar general, decaimiento, dolores de cabeza y diarrea que son los principales y aparecen cuando las larvas adultas se alojan en inwwwino del paciente”.

Luego, sostuvo el funcionario, se produce una “invasión de larvas reproducidas en la vía circulatoria que origina edemas, hinchazón de piernas y dolores musculares en las zonas de mayor actividad del organismo”. Desde los organismos se aconseja que si se detectan estos síntomas, al momento de hacer la consulta con el médico hay que notificarle al profesional que se consumió carne.

Según informa el Ministerio de Salud de la Nación:

-La triquinosis es una enfermedad producida por un parásito con forma de gusano que se encuentra alojado en los músculos de los cerdos y otros animales salvajes, como el jabalí y el puma.

-Se transmite al consumir carne de cerdo, chacinados o embutidos mal cocidos, en especial si son de elaboración casera.

-En el caso de los cerdos éstos contraen la enfermedad al ser alimentados en basurales, con desperdicios o restos de alimentos, dónde habitan roedores.

-Los síntomas incluyen fiebre, dolores musculares, diarrea, vómitos, hinchazón de párpados y picazón.

-Cuanto más temprano se detecte, más rápida y efectiva es la cura.

Prevención

• Consumir carne de cerdo y derivados frescos y bien cocidos. Tener en cuenta que salar o ahumar la carne no es sufriente para matar al parásito.

• Adquirir los productos derivados, chacinados y embutidos (como jamón, panceta, longaniza, chorizos) solamente en comercios habilitados, verificando en la etiqueta que hayan sido elaborados por empresas autorizadas. La venta callejera de estos alimentos está prohibida.

Para más información: http://www.senasa.gov.ar/