Fuente: INTA

Una nueva variedad de cebolla se expuso en INTA Expone Cuyo del 4 al 6 de septiembre, en Pocito, San Juan. De acuerdo con su obtentor, Claudio Galmarini, “el nuevo cultivar brindará la oportunidad de procesar cebollas para deshidratar de octubre a diciembre con un muy buen rendimiento industrial, lo que representa un aporte importante a la competitividad del sector”.

Desarrollada por técnicos del INTA La Consulta, Mendoza, esta variedad se destaca por sus bulbos blancos, su alto contenido de sólidos totales, precocidad y buen rendimiento agronómico. Estas características ideales ubican a Alfredo INTA entre los cultivares distinguidos para la industria del deshidratado.

La nueva variedad presenta un 20 por ciento de sólidos solubles, cifra que se logró tras doce años de trabajo, a partir de “una selección recurrente en la que se intercalaron ciclos de autofecundaciones y recombinaciones dentro y entre líneas selectas a partir de una población del cultivar Ancasti de 17% de sólidos solubles”. “A mayor contenido de sólidos totales, menor es la cantidad de energía empleada para extraer agua del bulbo”, detalló Galmarini. “Si bien sólo el 3 por ciento de las cebollas producidas en el país se destinan a la industria del deshidratado, casi su totalidad se realiza en Mendoza”, aclaró el técnico quien además indicó que “el 40 por ciento de la producción se exporta, principalmente, a Brasil”.