Por Sonia Renison

Cada año, hay un lugar en el calendario de avifauna de Península Valdés, en Chubut, que no te podes perder. Desde Puerto Madryn es fácil llegar porque hay excursiones regulares y si alquilás un vehículo es importante que vayas tranquilo porque el ripio de las rutas internas de este área protegida te puede jugar una mala pasada. Es como manejar sobre jabón.

Más allá del camino, lo importante es que siempre cerca de las colonias de lobos marinos, pasan los mamíferos más impresionantes de las aguas: las orcas. En especial en Punta Norte, uno de los sitios con mirador público para verlas en el mar, se puede divisar cuando se acercan. Entonces, el cielo parece quebrarse, como si un trueno estallase.

¿Por qué Península Valdéz? Orcas hay en todas partes, pero es aquí donde adoptan un comportamiento poco usual: varamiento intencional. Son pocas las que “aprenden”, toman envión en el mar y salen a la playa, cazan un lobito y vuelven a sumergirse al mar. Sí, es violento, pero es la ley de la naturaleza. Estos “varamientos” son una circunstancia tremenda que viajeros y naturalistas de todo el mundo quieren ver, presenciar, estudiar.

Con El Federal estuvimos tanto en el mirador publico como en la estancia centenaria “La Ernestina” en la que su dueño, Juan Manuel Copello nació y se crió aquí. Es estancia lanera que perteneció a sus abuelos. Desde chico anda por aquí por eso conoce como nadie a estos bichos.

El campo de la estancia se extiende hasta la playa. Juan Manuel, que porta en sus dedos anillos temáticos, te lleva en su 4×4 por los rincones donde sabe que suelen aparecer las orcas. Se hacen guardias para su mejor observación. Hasta que aparecen. Un flash. Naturaleza en estado puro.

La oportunidad que tuvimos fue de verlas junto a turistas ingleses. Hicimos guardia sobre la playa de canto rodado. Varias horas. Cuando uno llega al lugar debe arrodillarse para avanzar sin asustar a los lobos marinos. Esa recomendación me valió un agujero en el pantalón, a la altura de las rodillas. Pero valió la pena: vimos siete varamientos.

En la foto ves las aletas y una orca saliendo a la playa. A unos 100 kilómetros de Península, en Punta Ninfas, hay otra estancia llamada “El Pedral Lodge” que te lleva a hacer safaris fotográficos o podes quedarte allí. En los dos lugares hay orcas entre marzo y abril como meses fuertes. También ves ballenas hasta octubre y pinguinos y lobos ahora, además de manadas de guanacos, siempre. Los faros que se encuentran cerca de ambas estancias son un punto para disfrutar amaneceres y atardeceres.

Cuando nos volvemos, resumimos en nuestra libreta: un mar azul, el horizonte pleno a la vista y ellas, las orcas. ¡Yo te avisé!

Más info:
En Internet: www.madryn.gov.ar/turismo
Tel. 0280 – 4453504 / 4456067
Correo: informes@madryn.gov.ar