Fuente: Télam / Fotos Irma Montiel (Télam)
 
Más de 70.000 personas participaron de la peregrinación y demás actividades religiosas que se desarrollaron entre martes y miércoles Alta Gracia, situada a 36 kilómetros de la capital cordobesa, donde se encuentra ubicada una gruta levantada en honor de la Virgen de Lourdes, que es una réplica de la que existe en Francia.
“Año tras año, sigue creciendo la cantidad de peregrinos. Entre ayer y hoy, calculamos que asistieron más de 70.000 personas”, aseguró a Télam Gustavo Loza, portavoz de la Arquidiócesis de Córdoba.
Carlos Ciccarelli, jefe de la departamental Santa María de la Policía provincial, subrayó que, no obstante haber coincidido la festividad con un día de semana, concurrió mucha gente, hasta el punto de que “anoche (por la noche del martes) ya había más de 50.000 personas”, cifra que se incrementó a lo largo de hoy, lo que obligó a cortar el tránsito en diferentes tramos de la Autovía C-45, que une Alta Gracia con la capital cordobesa.
“Los sacerdotes que están a cargo de La Gruta dicen que, no sólo el 11 de febrero, sino todo el año llega gente al santuario, lo que expresa ese crecimiento de la devoción popular. En las peregrinaciones se ven jóvenes, personas mayores, enfermos que piden o agradecen, pero, sobre todo, familias. Eso implica que no se ha perdido la transferencia intergeneracional de la fe”, remarcó Loza.
Enfatizó además que “manifestaciones de fe popular” como esta también sirven para valor la importancia del denominado “turismo religioso”, que subraya “la conexión entre la fe, la historia y la cultura de un lugar, lo que se traduce en museos, conventos, santuarios, estancias jesuíticas, riqueza patrimonial, cultural, religiosa e histórica, que es absorbida por los visitantes”.