La Municipalidad de Alta Gracia aprobó un proyecto que los últimos meses del año pasado había generado alguna polémica entre proteccionistas de animales que estaban de acuerdo y los que no, a partir de este mes aquellos vecinos que adopten perros callejeros de la perrera municipal recibirán una reducción del 50% del impuesto a la propiedad.

El fin de la propuesta no es para ayudar a la protección de los animales, sino como se comunicó desde la prensa municipal es para reducir los costos de mantenimiento de la perrera municipal. El beneficio para quienes adopten será por un año, luego del cual, el vecino cobrará el valor total del impuesto. La idea nació de un acuerdo entre el Municipio, una vecina de la ciudad y la Asociación  Amigos del Mejor Amigo (Adma).

Alta Gracia tiene un grave problemas con los perros callejeros. Todos en la localidad cordobesa han pesando alguna solución para que los perros no deambulen por las calles, en un extremo se halla el Concejal Marcos Torres, hermano del Intendente, quien había propuesto que se multe a aquellos vecinos que les dieran de comer a los perros callejeros. La propuesta generó un amplio rechazo en la comunidad, y en todo el país. “Hay vecinos y comerciantes que, en una actitud noble pero equivocada de cuidado de los animales, les dan alimento en la vía pública y distribuyen alimentos en las veredas para los perros de la calle. Esto provoca que los animales que a veces vienen al centro con sus dueños, no regresen a sus hogares al encontrar alimentación y que muchos solo vienen a alimentarse al centro”. Fue entonces la argumentación del edil.

Con la propuesta de bajar impuestos a quienes adopten un perro de la calle, el mismo Concejal. cambiando su postura, declaró a la prensa la idea central de la ordenanza aprobada por su hermano: “Los que se hagan cargo de los perros callejeros recibirán como incentivo una bolsa de alimento balanceado de buena calidad por mes que les proveerá la municipalidad y atención médica veterinaria gratuita, además de la baja en el impuesto a la propiedad que generará un ahorro promedio de entre 250 y 300 pesos”

Torres, a quienes los perros desvelan, explicó que “quisimos atacar es la cantidad de denuncias de vecinos por los perros que hay en los espacios públicos, entendiendo que la municipalidad se tiene que hacer cargo” Cuando se socializó la propuesta el año pasado algunos vecinos no estuvieron de acuerdo ya que entienden que la adopción de un animal debe tratarse de un compromiso real a favor de la protección animal y no contaminado con la economía.