El mercado de las pick-ups medianas es uno de los que hace mover la aguja del mercado. Lo curioso es que su demanda es muy alta y sus precios no tan accesibles como los autos. Entre las favoritas se encuentran la Hilux de Toyota, que lidera el ranking desde hace varios años, seguida por la nueva Volkswagen Amarok. Pero también se encuentra la Frontier de Nissan, que, a pesar de no manejar los volúmenes de las dos primeras, se presenta como una alternativa muy razonable para quien busca una pick-up mediana de corte moderno. La ventaja de la Nissan radica en la agilidad de su respuesta que la obtiene gracias a un moderno motor de 2.5 litros. Con estas características se transforma en la más rápida de su segmento ya que logra una velocidad máxima de 181 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h de 11,9 segundos. En cuanto al consumo promedio logra una cifra de 10 kilómetros por cada litro de gasoil.
En materia de confort, el espacio tanto adelante como atrás es generoso, aunque en este último ítem hay que aclarar que el respaldo se encuentra en una posición demasiado vertical lo que puede ocasionar cansancio en viajes largos. La posición de manejo es confortable gracias a que el volante y el asiento se pueden regular en altura. Con neumáticos de perfil alto y suspensiones mullidas, tiene uno de los mejores confort de marcha de su clase. Puede ponerse saltarina con la caja vacía, pero menos que otras pick-ups.
En ruta, es ágil y dobla bien a alta velocidad, transmitiendo seguridad al conductor. Los frenos con ABS son potentes y sólo desentona un pedal algo esponjoso. Sería ideal contar con un control de tracción cuando rodamos con tracción simple (trasera) sobre pisos mojados para atenuar las reacciones del eje trasero.

Equipamiento. Se destaca el aire acondicionado, los levantavidrios y espejos eléctricos, el cruise control el espejo anti-encadilamiento, la alarma y el equipo de audio con 6 parlantes que reproduce CD y MP3. El acople a 4×4 es muy sencillo, mediante una perilla en el panel. Ofrece doble tracción en alta y en baja, es decir con reductora, lo que multiplica la fuerza en las ruedas para tareas pesadas y de off road extremo. Su desempeño en arena o barro es impecable, con buena altura libre y generosos recorridos de suspensión. Además, se percibe la solidez de la estructura y del chasis, con eje rígido trasero muy resistente. Para caminos de campo, más que aprobada.
Este modelo proviene de Tailandia por lo que debe ingresar al país pagando un arancel de importación lo que significa que debe enfrentarse a modelos de producción Mercosur que están exentos de ese impuesto como la Hilux, la Amarok y también la Ranger. La propuesta de Nissan es que ofrece un producto de calidad global con las mejores prestaciones de su segmento y un nivel de tecnología de punta. El precio de la variante más accesible ronda los 44.000 dólares un valor acorde a los principales referentes del segmento. Se ofrece únicamente en cabina doble y con caja manual de seis marchas o automática de cinco y con una garantía de 3 años o 100.000 kilómetros.