Alumnos de la Escuela Técnica 1 del municipio bonaerense de Bragado desarrollaron un bastón inteligente para ciegos, capaz de asistir a estos en su movilidad y permitir que esquiven tanto el contacto físico con los obstáculos en altura, así como pozos y charcos.

A través de sensores y equipado con una placa de desarrollo Arduino, el baston emite vibraciones y alertas de señales sonoras.

Según afirmó el vicedirector de la escuela, Pablo Cortez, el año que viene se realizarán pruebas más específicas con no videntes para mejorar este primer prototipo.

Cortez explicó a Télam que “los alumnos de quinto año le agregaron a un bastón convencional un sensor de humedad en la punta, que cuando detecta la cercanía a charcos de agua -a una distancia de aproximadamente 15 centímetros- vibra y hace sonidos” y que “colocaron otro sensor de movimiento, una cajita que contiene la parte electrónica, donde está el agarre, que detecta la presencia de toldos o ramas a la altura de la cabeza y emite un sonido, diferente al del suelo, con vibración”, describió.

En la punta, el bastón cuenta a la vez con una rueda giratoria que impide que se clave en el piso, y además hace que sea más fácil maniobrarlo hacia adelante o los costados.

Los alumnos tenían que llevar a la práctica lo que estaban aprendiendo sobre programación. Y como nos interesa colaborar en cosas útiles, que ayuden a la integración a la ciudad de las personas con discapacidad, surgió la idea del bastón“, contó el docente de las materias Máquinas Eléctricas y Automatismos y Laboratorio de Mediciones Eléctricas, Patricio Gómez, a cargo de la iniciativa.

Sostuvo que “las placas Arduino tienen un microprocesador que se programa, como una pequeña computadora”, al que le dieron “la orden de emitir sonido o vibrar cuando detecta agua u obstáculos”.

El profesor afirmó que las placas tienen un valor de 250 pesos, por lo que estimó que el costo de cada bastón inteligente es de aproximadamente 800 pesos, además de ser “algo muy simple de hacer”.