Una profesora de Física y Química de una escuela secundaria intercultural de El Impenetrable chaqueño les propuso una tarea a sus alumnos, que respondieran la pregunta: ¿”Cómo viven los científicos hoy?”, esto se replicó en el grupo que tiene la Escuela en Facebook y más de 600 científicos de todo el mundo les contestaron a los alumnos. “Estaba buscando motivaciones para que estudien”, reconoció Soledad García, la docente que supo llegar a sus alumnos y transmitirles deseos de profundizar una tarea.

El hecho ocurrió en la Escuela de Educación Secundaria N° 181 de Villa río Bermejito. Al establecimiento concurren alumnos criollos y de pueblos originarios, fundamentalmente Qom, conformando una ejemplar comunidad educativa inclusiva. La idea de García fue llevar la pregunta que les hizo a los alumnos al perfil del grupo de Facebook, del que participan también ellos, y de allí se viralizó entre la comunidad científica. La interacción entre alumnos e investigadores enriqueció la tarea.

Están muy orgullosos de lo que han logrado, “somos famosos profe” me dijeron algunos alumnos. Me causó una gran emoción que algunos chicos se entusiasmaron tanto con esto que dicen que van a estudiar para ser científicos”, comentó a la prensa la docente que hace 11 años trabaja en El Impenetrable. “Si algunos de los alumnos luego es científico se demostraría que con esfuerzo y dedicación podrán alcanzar el objetivo gracias a la educación pública universitaria gratuita“.

Acerca de la viralización que tuvo su pregunta en las redes sociales, García detalló que “todos fuimos sorprendidos por las más de 600 respuestas desde esta provincia, Corrientes, Misiones, Buenos Aires y también Venezuela, Colombia, Estados Unidos, Canadá y Suecia, entre otros lugares del mundo. Se empezó a compartir porque llamó la atención que los chicos preguntaran ¿los científicos existen todavía? y esto fue lo que se replicó en forma repetitiva hasta hacerse una bola de nieve” Muchos científicos, a partir de la repercusión y la interacción lograda, confesó la docente, quieren venir hasta la escuela con el fin de ver el proceso inclusivo en el que alumnos criollos y de comunidades originarias conviven todos los días.

Están muy contentos con los mensajes alentadores que le brindaron pero no comprendieron algunas cosas como aquello que “un científico nunca deja de estudiar” cuando investiga y desarrolla proyectos. También les llamó mucho la atención al ver el perfil de algunos de los investigadores, que eran jóvenes, tienen cabellos largos o cortos, usan aritos y no siguen el estereotipo que ellos imaginaron”, la experiencia significó también un hecho concreto: que un biólogo genetista investigador del Conicet de Corrientes los invitara a la Semana de la Ciencia a desarrollarse en aquella provincia fines de año.