La estación de tren de Balcarce cumplió 125 años. Desde el año 1993 el tren no pasa más, pero el edificio se transformó en la Escuela Secundaria N° 10, sus alumnos para homenajear esta emblemática construcción realizaron un cortometraje contando su historia y la llegada del tren al pueblo. Arraigada en la profundo de la identidad de la localidad, todos los vecinos ayudaron con documentos, anécdotas y fotos.

El proyecto fue impulsado por la docente Alejandra Etcheverriborde, quien guió a alumnos de 12 y 13 años en la tarea creativa y de indagación comunal. El tema elegido no era menor, la llegada del tren fue determinante para el desarrollo de Balcarce. La Estación, que cumplió 125 años, es un patrimonio intangible del pueblo. “Nuestra escuela funciona en la vieja estación de ferrocarril de Balcarce, entonces surgió la idea de indagar acerca del edificio, las características arquitectónicas y qué dependencias había allí antiguamente”, detalló Etcheverriborde.

Los alumnos examinaron los cambios que hubo tras la nacionalización del ferrocarril, los medios de comunicación utilizados, el acceso y la identificación de los trabajadores con el tren; el posterior desmantelamiento de la estación y el surgimiento de asociaciones para su recuperación“, explicó la docente. El trabajo interpeló el pasado y se enfocó en cómo de ser un edificio destinado a recibir y ver partir un medio de transporte, pasó a ser una escuela.

“El cierre de ese proyecto fue la realización de un trabajo audiovisual“, el corto dura algo más de dos minutos. Pero para llevarlo a cabo debieron abrir la puerta del tiempo e involucrar a toda la comunidad. “La estación abrió en 1892 y cerró en 1993. Para contar con más fuentes y poder recrear la historia, creamos la página de Facebook ‘Tras las huellas de la estación: imágenes de ayer y de hoy’, en la que la gente aportó información, testimonios y fotos. Con todo eso pudimos recuperar 250 documentos y crear un archivo fotográfico que está on line”, comentó la docente. Para saber exactamente qué pasó el día en el que inauguró la estación, los alumno consultaron un archivo y leyeron las hojas de un diario de aquellos días.

Cuando se acercaban más al núcleo de la historia, comprobaron lo trascendental que fue la aparición del ferrocarril para los pueblos de nuestro país.  “La historia allí narrada señala que en aquella jornada el tren debía llegar a las 10 y arribó a las 14 porque en las estaciones anteriores la gente lo esperaba con emoción y eso lo demoró. Mientras tanto, en Balcarce, dos paisanos bebieron de más y empezaron a pelearse: uno terminó muerto y otro arrestado”.

El corto recrea el momento exacto de la llegada del tren. Fue declarado de interés legislativo. Los personajes fueron hechos con plastilina, y la escenografía con materiales reciclados, para la ambientación los alumnos investigaron sobre la vestimenta de la época, lo colores que se usaban y hasta el modo de hablar que empleaban los primeros habitantes de Balcarce. Para animar los personajes usaron la técnica de Stop Motion. El realizador local, Diego Colaneri, los ayudó.

“Los alumnos modelaron a los personajes de la historia con plastilina y luego les fuimos sacando fotos cuadro por cuadro. Fueron dos semanas de trabajo intenso en el aula más el proceso de edición”, explicó el realizador. El día del estreno, el corto se proyectó en la escuela, donde 125 años atrás, llegó el tren y con él, cambió para siempre la realidad.