Luego de la segunda y multitudinaria marcha a favor de la naturaleza que se llevó a cabo en El Bolsón, cuando más de 10.000 vecinos volvieron a decirle no a los deseos de Joe Lewis de convertir a esta comarca en un centro comercial a cielo abierto, un integrante de la Asamblea en Defensa del Agua y de la Tierra recibió amenazas y fue víctima de un atentado, debió cerrar su diario digital para cuidar a su familia.

El negocio que la empresa Laderas S.A. (vinculada a Joe Lewis) pretende hacer en la Reserva Natural Mallín Ahogado no sólo tienta a empresarios sino a las máximas autoridades rionegrinas, desde el gobernador Alberto Weretilneck, que defiende el proyecto de hacer un barrio cerrado en esta área natural protegida, sino que el Intendente Bruno Pogliano, quien había ganado las elecciones esgrimiendo su encendida defensa en contra del negocio inmobiliario, luego de un año y con la elección ganada, decidió apoyar el proyecto de Joe Lewis. Los vecinos de El Bolson se han unido en un bloque sólido y compacto, y han producido dos marchas multitudinarias, es claro que tanto Lewis como el Intendente ni los empresarios no ven con buenos ojos que la montaña Perito Moreno continúe siendo sólo una montaña y no un complejo de casas, canchas de golf y Club House. Las consecuencias por defender la naturaleza se hacen sentir en El Bolson con amenazas y atentados.

La semana pasada Jorge Ronco, miembro de la Asamblea en Defensa del Agua y de la Tierra, que desde hace una década viene advirtiendo el negociado que se quiere llevar a cabo en El Bolsón y participe de las dos marchas tuvo que sufrir dos incendios intencionales en su vivienda. El mensaje fue claro. Ronco además tiene un diario digital en el que difunde las voces disidentes al proyecto inmobiliario. “Evidentemente quieren que me calle. Tengo una familia que proteger” declaró a La Izquierda Diario.

Los hechos de violencia continuaron. El sábado fue agredido un periodista de la Revista Noticias que investiga esta trama de corrupción que involucra a Joe Lewis, empresarios locales y la dirigencia política. Ya en marzo de 2015, en un hecho jamás esclarecido la FM Comarca Andina fue incendiada, igual procedimiento se usó en el Centro Comunitario de Mallín Ahogado, lugar en donde se pretende hacer el proyecto inmobiliario. Este Centro funcionaba como Sala Sanitaria para los vecinos de la zona, que luego de este atentado quedaron sin atención.

Los empleados de Joe Lewis siguen de cerca a quienes están en contra de su persona o participan de asambleas o actividades que cuestionen su presencia. La Comunidad Mapuche de Las Huaytekas realizó una ceremonia en la que participaron miembros de otras comunidades de Chubut para pedir a sus dioses la presencia de agua en la zona, y también para que termine la contaminación y la continua usurpación de sus tierras. La ceremonia se llevó a cabo en un cerro cerca de la estancia militarizada de Joe Lewis. A la ceremonia además de mapuches fueron miembros de la Asamblea en Defensa del Agua y de la Tierra, cuando caminaban por la ruta 40 empleados de Joe Lewis los interceptaron y los fotografiaron, además de insultarnos y de realizar actitudes violentas. El Grupo de choque de Lewis llamó a la policia para que desalojaran la ruta, a pesar de que los manifestantes caminaban por la banquina. Al lugar no sólo se hizo presente la policía, sino también la Gendarmería y el Servicio de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales.

En consonancia con la idea que se postula desde Chile, la prensa oficial pretende asociar estas reuniones con los incendios forestales que se han producido en la región.

La Comunidad Mapuche Las Huaytekas en un comunicado expresó al respecto: “Ante este episodio se hace más que evidente, que este extranjero (Joe Lewis) junto con sus súbditos, están ejerciendo el control total de ese sector de la mencionada ruta nacional, avalados por el gobierno de turno local, provincial y nacional. Sostenemos esta afirmación porque además en ocasiones anteriores integrantes de la comunidad Las Huaytekas, han sido amenazados por la patota de Lewis sólo por estacionarse en esa banquina”.

La comunidad de El Bolsón hace más de una década que ha tomado una postura: defender la naturaleza. El modelo de desarrollo que quiere es el que se viene llevando a cabo con huertas orgánicas y emprendimientos productivos agroecológicos. “No estamos dispuestos a resignar nuestro derecho a la tierra, a la vida, a ejercer nuestra cultura libremente. No nos dejaremos amedrentar por los abusos de poder que llevan adelante los oligarcas nacionales y extranjeros, quienes usurpan nuestro territorio y lo saquean cobardemente” Las cifras de las marchas hablan por sí mismas: El Bolsón tiene 19.000 habitantes y en la última fueron más de 10.000 vecinos los que volvieron a decir que no, que no les interesa tener un barrio exclusivo en un paraíso natural.