La peor suposición se hizo realidad. Entre el 21 de diciembre de 2015 y el 18 de enero de este año, en el zoológico provincial fallecieron 15 animales, en su mayoría ciervos gamos pintados, por razones que comienzan a dilucidarse, ya que las autoridades de Ambiente recibieron los resultados de la primera tanda de especímenes fallecidos, y la noticia no es buena. Los animales habrían muerto por consumir pasto contaminado con agrotóxicos

La Directora del paseo del Cerro de La Gloria, Mariana Caram, y el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, brindaron una conferencia de prensa para dar a conocer las conclusiones que derivaron de los análisis del Cuerpo Médico Forense.

Si bien los resultados no son conclusivos, prácticamente se ha descartado que la causa sea la ingesta de alimentos tóxicos, hongos o intoxicación por contaminación en el agua. El funcionario indicó que en el estómago de los animales se encontraron restos de un pesticida, que probablemente se hallaba en los fardos de pasto con los que se alimenta a los animales.

“Las lesiones que se encontraron (en los especímenes analizados) son coincidentes, pero no conclusivas”, indicó Caram, aunque aclaró que “las necropsias no han dado un resultado directo”. La sustancia estaba presente en todos los cadáveres revisados hasta el momento, pero aún no se determina si aparecerá en el resto de los animales y si el contenido en realidad era mortal.

Más allá de estas dudas, lo que sí es seguro es que en el Zoo no se utilizan pesticidas, por lo tanto ingresó del exterior, con seguridad en los fardos. La incertidumbre se plantea en si el alimento fue ‘contaminado’ de modo involuntario o, lo que sería peor aún, si se trata de un hecho intencional.

“Es posible que en el terreno de la finca contigua se haya hecho tratamiento con estos pesticidas y llegó a la alfalfa”, explicó Mingorance, reconociendo que desconocen quién trajo la tanda de fardos con el pesticida.

La decisión inmediata de las autoridades del zoológico es buscar nuevos proveedores a través de una licitación, además de aumentar los controles del alimento y reforzar la seguridad durante la noche y el día en el paseo.

“No tenemos una causa concreta, pero en diciembre abrimos una investigación sumaria y ya está en conocimiento la Fiscalía de Estado”, remarcó el funcionario, ante la consulta de qué ocurrirá si se establece que fue intencional.  “Es probable que alguien esté contaminando, si determinamos quién pudo haber sido, se da lugar a la Justicia”, agregó.

En ese sentido, Mingorance descartó que las causas sean de orden político, personal o sindical, sino más bien el accionar de una persona con “alguna enfermedad psicológica” Por último, los responsables del Zoo destacaron que “las enfermedades detectadas no son transmisibles al hombre”, razón por la cual el establecimiento se mantiene abierto al público, medida que por lo menos es irracional teniendo en cuenta la gravedad del hecho y la cantidad de muertes sucedidas hace tan poco tiempo. Lo normal sería cerrarlo hasta que se sepa quién o quiénes dejaron entrar pasto contaminado con agrotóxicos.