Productores de fruta fina de El Bolsón, El Hoyo, Lago Puelo y Epuyén se encuentran realizando gestiones ante el gobierno nacional para encontrar una solución al actual desequilibrio en la competitividad, ya que la liberación del comercio exterior los está afectando seriamente.

Las pymes de El Hoyo (la Capital Nacional de la Fruta Fina), por ejemplo, están imposibilitadas de competirle al mercado chileno, que está exportando fruta fina a precios en un 20% por debajo de la producción regional argentina.  

A cinco meses de iniciada la cosecha, todavía hay más de 150.000 kilos de frambuesas, moras, arándanos, grosellas, etc. sin vender, conservadas en cámaras de frío.

Muchas dulceras están comprando contenedores de fruta fina completos directamente a Chile, mucho más barato y de igual calidad que en la Comarca”, señaló el secretario de Gobierno de El Hoyo, Carlos Rey, quien indicó además que para los pequeños productores locales “son realmente altos los costos de mantención de la fruta en las cámaras de frío” y agregó que “es imperiosa la necesidad de que la fruta se venda, ante la próxima temporada de cosecha”.

Productores y municipios evalúan diferentes propuestas para el gobierno nacional y los gobiernos provinciales, como la gestión de subsidios aparte del precio por kilo de fruta local, para equiparar el precio, o una reducción impositiva para los cosecheros. También sugirieron la compra de dulces para escuelas y comedores.