Nadie sabe cómo llegaron hasta allí. Mil cuatrocientos ejemplares de caracoles gigantes africanos, considerada una de las especies más perjudiciales del mundo por su impacto en la salud pública, en la agricultura y en el medio ambiente, fueron recolectadas en el barrio Yapeyú de la ciudad de Corrientes tras denuncias de vecinos, informaron voceros del Ministerio de la Producción.

De los 1.400 especímenes recolectados, 750 fueron encontradas en una sola vivienda por lo que un grupo de 15 técnicos de la Dirección de Producción Vegetal del ministerio, la Dirección de Zoonosis de la Municipalidad de Corrientes y del Senasa, hicieron foco allí y recorren casa por casa en esa manzana en la que se detectaron esos caracoles.

Los animales fueron depositados en bolsas con sal y tendrán disposición final en un predio del Centro Tecnológico de Producción de Corrientes, en tanto que el municipio efectuará una limpieza en los domicilios para eliminar todos aquellos elementos que constituyen refugios para la plaga o interfieran en futuros monitoreos.

En 2013 se concretó el primer monitoreo conjunto en cinco domicilios del barrio Yapeyú de Corrientes, donde sólo en uno se halló el 88 por ciento de los ejemplares capturados y eliminados. “Se envió una muestra de 50 ejemplares al Instituto Nacional de Medicina Tropical de Puerto Iguazú, Misiones, con el objeto de establecer la situación sanitaria de los mismos y que arrojaron resultados negativos respecto de la presencia de parásitos que puedan transmitir enfermedades en los humanos”, informaron los voceros del Ministerio de la Producción de Corrientes.

No obstante recordaron que continúa vigente “la recomendación de no mantener contacto directo con el molusco y con su baba”. Está incluido en la lista de las 100 especies más invasoras y daniñas del mundo, ya que se convierten en plagas y transportadoras de parásitos que se alojan en sus tejidos y en su baba. También pueden transmitar enfermedades mortales para el ser humano, dañando su sistema inmunológico. Si los perros los comen, pueden causarle la muerte. No es aconsejable tocarlos y pasarse su baba en lastimaduras. Son voraces y en pocas horas pueden comer una plantación entera. Corrientes y el litoral están en alerta.