Hay quienes sostienen que comer chocolate es bueno para el cerebro; otros aseveran que ayuda a combatir el frío. En fin, siempre hay buenas excusas para saborear delicias de chocolate, y por qué no, huevos de Pascua.

Milagros del Cielo y Alfajores Ninet son dos pymes “golosas” que se encuentran ubicadas en la costa argentina y hace tiempo participan de Caminos y Sabores. Cada una con sus exquisitas especialidades protagoniza el “Camino Dulce”, uno de los nueve recorridos temáticos que propone “El gran mercado argentino”, y en el cual los visitantes pueden deleitar su paladar con mermelada, almíbar, dulce de leche y de fruta, chocolatería, jaleas y mieles.

Reconocidas por sus deliciosos alfajores, cada una tiene su impronta, y en esta época no son ajenas a lo que demanda el mercado. De cara a Semana Santa, y a la espera de una ola turística durante cuatro días en el Mar argentino, ambos emprendedores se encuentran elaborando unos deliciosos y novedosos huevos de Pascua.

Fabiana Ocaranza, creadora de Milagros del Cielo en Mar del Plata, hace 20 años que elabora huevos de Pascua y aclara: “Son artesanales”. En sintonía con las tendencias de consumo, redes sociales y edades, detalla: “Hacemos una línea para los más chicos con unicornios y emojis; toda la línea para adultos lleva decorados con flores de almendras, que quedan espectaculares, y van rellenos con chocolate”. Al respecto, confiesa que “en una época llenaba los huevos con juguetes, pero ahora ya no”.

Al recordar su niñez, cuenta: “Cuando era chica mis viejos compraban huevos de panadería, y yo odiaba esos huevos porque no tenían gusto a nada”. Cuando se inició en el mundo de la chocolatería, Ocaranza dijo: “Algún día voy hacer huevos ricos”, y ese día llegó. Son tan deliciosos que clientes de Buenos Aires recorren más de 400 kilómetros para comprar huevos en el local marplatense.

Desde Mar del Tuyú, en Alfajores Ninet también elaboran huevos de Pascua de todos los tamaños, de 30 gramos a un kilo, y para todos los gustos. En su vidriera se pueden apreciar huevos con sabor a chocolate con leche y chocolate blanco. Hasta hace dos años los decoraban con azúcar, ahora cambiaron el estilo. Tan es así que para Semana Santa comenzaron a fabricar huevos solamente con chocolate y rellenos con confites tipo Rocklets.

En sintonía con la última moda, este año Ocaranza apostó por la tendencia de los “medios huevos” y los define como “bien chanchos”. “Están rellenos con dulce de leche, galletitas Óreo, chocolinas, bombones Ferrero Rocher, figuras de chocolate y confites”, explica.

En tanto, Daniel Padin, director de Alfajores Ninet, destaca que hacer huevos de Pascua implica un trabajo totalmente distinto al de elaborar un alfajor. “Es aún más artesanal porque se hacen con molde, a mano y uno por uno; no hacemos un producto industrializado”, comenta, y resalta: “Primero se derrite el chocolate en una tolva, se templa, y después se va volcando y llenando los moldes uno por uno. Luego hay que esperar que se sequen, después se desmoldan, se llenan, se cierran, se decoran, se envuelven y ya están listos para degustar”.

Para disfrutar del chocolate en todas sus formas, el experto Padin recomienda “No guardar el chocolate en la heladera”, y advierte: “El calor también lo daña. Por lo cual, lo ideal es que esté a temperatura ambiente”.

Palpitando la 15ª edición de Caminos y Sabores, del 6 al 9 de julio en el predio de La Rural, subraya: “Hace 10 años que participamos de Caminos y Sabores para dar a conocer nuestros productos. Apuntamos e invertimos en el formato de publicidad mediante promociones y degustaciones para que la gente nos conozca”, y destaca: “Siempre nos dio más resultado la recomendación, el boca a boca. Mucha gente nos conoció en Caminos y Sabores, después nos visitan en la Costa y compran nuestros productos para regalar”.

En el caso de Ocaranza, conoció Caminos y Sabores como visitante. Años atrás iba a pasear, y se dijo: “Algún voy a venir a la feria”, y así fue. “Hace cuatro años que participo con Milagros del Cielo, los mismos clientes de Buenos Aires comenzaron a decirme que expusiera en Caminos y Sabores. Me encanta ir porque vuelvo a ver mi público”.

Huevo crocante de pascua 

Chef Guillermo Vanucci
www.cocina54.com

Rendimiento: 2 unidades
Ingredientes
Azúcar molido: 2 tazas
Agua: cantidad necesaria
Manteca: 2 cucharas soperas
Almendras repeladas y picadas: 50 g
Baño de repostería semiamargo: 1 kg + cantidad necesaria para unir las mitades
Para la decoración
Baño de repostería de chocolate con leche: 250 g
Baño de chocolate blanco: 250 g (opcional)
Para el relleno
Confites de chocolate: a gusto
Utensilios necesarios
Sartén-Cuchara o espátula de madera-Placa o lámina de silicona-Bolsa de nailon-Palo de amasar (opcional)-Tabla de teflón-Bol metálico-Cucharón-Moldes medianos para huevo de pascua-Placa metálica-Papel manteca-Láminas de transferencia-Espátula de metal-Cuchillo filoso- Cartucho o cono de papel manteca.

Procedimiento
1. Para el crocante, calentar una sartén a fuego mínimo, diluir el azúcar con unas gotas de agua hasta lograr un caramelo oscuro.
2. Incorporar la manteca al caramelo. Revolver con cuchara de madera hasta lograr una preparación homogénea. Luego, añadir las almendras picadas.
3. Verter el crocante sobre una placa de silicona. Dejarlo enfriar. Picarlo a cuchillo, o bien colocarlo en una bolsa de nailon, cerrar la bolsa y triturar el crocante con un palo de amasar. Reservar.
4. Para el huevo, picar el baño de repostería semiamargo y derretirlo a baño maría.
5. Con cucharón, verter parte de la preparación en un molde. Moverlo para cubrir la superficie con una fina capa, vaciar el excedente de chocolate y limpiar los bordes del molde con espátula de metal.
6. Colocar el molde boca abajo sobre una placa cubierta con papel manteca y llevar a la heladera por 10-15 minutos, aproximadamente. Repetir el procedimiento con el otro molde, reservando parte del baño de chocolate.
7. Mezclar el baño de chocolate reservado con el crocante. Si es necesario, llevar nuevamente unos segundos a baño maría.
8. Retirar los moldes de la heladera y repetir los puntos 5 y 6 con el chocolate con crocante. Repetir el procedimiento hasta utilizar todo el chocolate con crocante.
9. Para la decoración, disponer la lámina de transferencia sobre superficie lisa de trabajo. Verter el baño de chocolate con leche sobre la lámina.
10. Esparcir con ayuda de una espátula.
11. Repetir los puntos 9 y 10 con el baño de chocolate blanco previamente fundido a baño maría.
12. Retirar el chocolate de la lámina de transferencia. Reservar.
13. Cuando los chocolates se solidifiquen, cortar triángulos con ayuda de un cuchillo filoso.
14. Desmoldar y rellenar con confites.
15. Para sellar el huevo, tomar el cartucho, cargarlo con baño de repostería semiamargo fundido, aplicarlo en los bordes, unir ambas mitades, presionar y cerrar. Dejar enfriar.
16. Con el cartucho con chocolate fundido, colocar una pequeña cantidad sobre un triángulo, colocar el huevo por encima y adosar. Repetir el procedimiento hasta utilizar todos los triángulos.

Tips

En lugar de confites, utilizar almendras o nueces garrapiñadas para un relleno extra crocante.

Para evitar el templado de chocolate cobertura, esta receta utiliza baño de repostería que se funde simplemente a baño maría.

Más información en: www.caminosysabores.com.ar