Es momento de replantearnos la forma en que queremos cuidar nuestro suelo, y aunque todavía la agricultura a gran escala elija utilizar agroquímicos perjudiciales para la salud y el medio ambiente, podemos dar el ejemplo con nuestra huerta y jardín utilizando insecticidas, pesticidas y abonos ecológicos.

Los productos orgánicos son igual de efectivos que los químicos para combatir las plagas, y es mejor aseguramos de que la planta crezca con normalidad, y de que estamos cuidandonos a nosotros mismos.

Ajenjo
El ajenjo es una planta con un sabor muy amargo que suele utilizarse para tratar el colon irritable o para resolver procesos infecciosos. Es muy efectivo para repeler pulgones, ácaros, cochillinas y hormigas.

Ingredientes:

300 gramos de ajenjo seco
1 litro de agua

Preparación: Se maceran durante una semana los 300 gramos de ajenjo seco con el litro de agua. Después, se cuela el contenido y lo llevamos a una botella con difusor para humedecer las plantas. 

Aceite vegetal de oliva o girasol
Un recurso sencillo que siempre trae buenos resultados. Todo tipo de aceite de origen vegetal no sirve como un buen repelente para los insectos. Para conseguirlo se utiliza un pincel y se unta las hojas de la plantita que desees proteger con el aceite vegetal escogido.

Ajo

Ingredientes:

1 cabeza de ajo
3 clavos de olor
Un vaso de agua (200 ml)

Preparación: Triturar una cabeza de ajo entera junto con tres clavos de olor y mezclar en un vaso de agua y dejar reposar toda la noche. Al día siguiente, agregar 2 litros de agua adicionales, llevar a una botella y vaporizar directamente sobre las hojas de las plantas.

Ajo, guindilla y cebolla
Este sencillo producto es útil para eliminar el pulgón, la araña roja y la mosca blanca. 

Ingredientes:
3 dientes de ajo
2 cebollas
3 guindillas frescas
500 ml de agua

Preparación: Cortar y triturar todos los ingredientes, dejarlos reposar una noche entera con medio litro de agua. Al día siguiente, filtrar el contenido y diluirlo en dos litros de agua. 

Bicarbonato de sodio
El bicarbonato es un excelente fungicida. Se utiliza 1 litro de agua 10 gramos de bicarbonato, 25 gramos de un aceite vegetal y una cucharada de jabón natural derretida en fuego. Se mete en un frasco y se rodea la planta que se desea proteger.

Ortigas fermentadas
Las ortigas fermentadas se alzan como abono y como repelente de pulgones y de la araña roja. Se necesitan 500 gramos de ortigas secas para mezclar con 10 litros de agua. Se debe dejar macerar durante 10 días, removiendo dos o tres veces al día.

Hojas frescas de tomates
Las hojas frescas de tomates son excelentes repelentes para pulgones. Hay que preparar una infusión con 10 hojas frescas de tomate y un litro de agua. Llevar a ebullición y dejar reposar toda la noche. Pulverizar sobre las plantas dañadas.

Cáscara de cebolla
Elimina y controla pulgones y hongos. Se colocan las cáscaras de 2 o 3 cebollas en 1000cc de agua caliente y se dejan reposar 2 horas antes de usar.

Tabaco
Para controlar cochinillas, pulgones, gusanos y arañuela roja.

Ingredientes:

60 gramos de tabaco
1000 cc de agua
10 gramos de jabón blanco

Se colocan todos lo ingredientes dentro de un recipiente y se deja macerar 24 horas. Luego se filtra y se diluye en 3 litros de agua. Se puede usar pulverizándolo o pasándolo sobre las hojas con ayuda de un algodón.

Lavanda
Elimina y repele hormigas. Preparar una infusión con 300 gramos de hojas de lavanda frescas y 1000 cc de agua y pulverizar sobre las plantas atacadas.

Salvia
Elimina larvas de mariposa. Colocar 2 cucharadas de hojas de salvia picadas o trituradas en 1000 cc de agua y dejar reposar 15 minutos, filtrar y utilizar.