El goteo solar, también conocido con el nombre de Kondenskompressor, es una técnica de riego que permite lograr un aprovechamiento óptimo del agua empleando la energía del sol como elemento motor del proceso del destilado y movimiento del agua.

Se trata de un sistema de sorprendente simpleza y eficacia mediante el cual es posible reducir la cantidad de agua de riego en hasta 10 veces con respecto a los sistemas tradicionales de riego.

El sistema Kondenskompresor presenta además la ventaja de hacer posible el empleo de aguas salobres o incluso de agua de mar para el riego, ya que transforma cualquier tipo de agua (ya sea salada) en agua dulce (destilada).

Para fabricar un kondenskompressor se pueden utilizar botellas de plástico PET (botellas de agua) o de vidrio. Su fabricación e instalación es muy sencilla y esta al alcance de cualquier persona, ya sea en un ámbito doméstico o profesional. Requiere asimismo muy poco mantenimiento siendo solamente necesario reabastecer de agua el depósito cuando sea necesario y arrancar las plantas que hayan podido crecer en el interior del Kondenskompressor.

Al requerir materiales que son desechos tan abundantes y al ser de fabricación e instalación tan extremadamente sencilla, esta técnica puede ser muy fácilmente empleada en países pobres con prolongadas estaciones secas e incluso en las zonas desérticas con acceso a alguna fuente de agua dulce o salada.

Con dos botellas de plástico PET con tapa, una de tamaño más grande que la otra (por ejemplo, una de 5 litros y otra de litro y medio). Es también posible emplear dos botellas de vidrio que reúnan estas mismas características siempre que dispongamos de algún método para cortarlas. Hay que cortar la botella grande para sacarle la base, mientras que la pequeña se debe cortar aproximadamente a la mitad, para usar su parte inferior.

La base de la botella pequeña se sitúa sobre la tierra, llena de agua, y sobre ella se coloca la botella grande. La posición relativa entre ambas nos va a permitir que, al abrir la tapa de la botella grande, podamos verter agua sobre la pequeña. Este sistema de goteo se debe colocar junto a la planta que queramos regar y alrededor se pone heno, paja u hojas secas, para evitar que haya evaporación en las áreas de alrededor de la planta.

Cuando sobre el Kondenskompressor inciden los rayos del sol, en su interior se produce el efecto invernadero elevándose la temperatura del aire y provocando que el agua del depósito se evapore. El aire del interior de la campana se satura de humedad con lo que se producen condensaciones en forma de gotas en la pared. Mientras el kondenskompressor siga estando expuesto al Sol la evaporación continua y se forman cada vez gotas más grandes que terminan por deslizarse por las paredes y caer sobre la tierra regándola. De esta manera se reproduce el ciclo natural del agua en pequeña escala.

El constante crecimiento de la población mundial hace que el agua dulce sea un recurso cada vez más escaso. Este sistema de riego es una de las maneras de cuidar este recurso tan valioso del Planeta Tierra, suministrando a nuestras plantas el agua estrictamente suficiente para su desarrollo.