En tiempos en los que estamos acostumbrados a estar conectados a internet las 24 horas del día en el teléfono, un emprendedor holandés desarrolló un dispositivo que mide la calidad del aire en las calles de Amsterdam y recompensa a los ciudadanos brindando wifi gratis si los niveles de contaminación son bajos. 

TreeWiFi consiste en un aparato con forma de casa para pájaros que se cuelga en los árboles. Si la contaminación del aire es baja, el techo se enciende con una luz verde y el dispositivo comienza a entregar wifi gratuito, además de enviar mensajes a los usuarios con tips para ayudar a mantener la calidad del aire en optimas condiciones.

Este desarrollo es capaz de medir la cantidad de dióxido de nitrógeno (NO2) en el aire, uno de los gases más contaminantes que azotan las ciudades, emitido sobre todo por el tubo de escape de los autos y el humo de los cigarrillos.

La idea es despertar la conciencia sobre el cuidado del medioambiente en la gente e intentar adoptar hábitos más sostenibles, como puede ser andar en bicicleta o en transporte público, en favor de bajar la polución de la ciudad y también favorecer la salud.