Los murciélagos no suelen estar contemplados en los planes de manejo a pesar de que proveen servicios ecológicos extraordinariamente importantes. El 75% de las especies de murciélagos se alimentan de insectos, lo que los hace aliados clave e indispensables de la agricultura por su valor como controladores de plagas.

Actualmente, existen más de 100 Áreas de Importancia para la Conservación de los Murciélagos (AICOM’s) y Sitios de Importancia para la Conservación de los Murciélagos (SICOM’s) en 21 países de América Latina y el Caribe. Argentina es uno de los países que lidera las designaciones, con once AICOM’s y cinco SICOM’s en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Jujuy, Salta, Santa Fe y Tucumán.

Las designaciones incluyen tanto lugares en buen estado de conservación, ya protegidos como reservas y parques nacionales, como sistemas agrícolas o artificiales (construidos por el hombre) en donde habitan grandes colonias de murciélagos.

De las 66 especies que habitan Argentina muchas se encuentran en la selva Paraenense y el bosque de Yungas, los límites sur de su distribución, en el extremo sur del país existen una especie endémica y dos exclusivas de Argentina y Chile. Por esto, cada registro y localidad constituyen un punto de partida para variadas líneas de investigación (etnoecología, ecología, anatomía, fisiológicos, histología y parasitología).

Cecilia Castilla, becaria del CONICET en el Centro de Investigaciones y Transferencia Catamarca es la responsable por Argentina de los principales programas de conservación de Latinoamérica y el Caribe. El Programa de Conservación de Murciélagos de Argentina (PCMA), forma parte y ha impulsado la creación de la Red Latinoamericana para la Conservación de los Murciélagos (RELCOM), que hoy incluye programas de conservación en 23 países de América Latina y el Caribe.

Entre las medidas de conservación impulsadas por dicha Red se destacan la creación de un sistema, en donde se designan áreas protegidas incluso en proyectos que trascienden las fronteras de dos o tres países.

Para Argentina fue designada como SICOM la Reserva Ecológica el Renacer de la Laguna, perteneciente a la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires, en donde ha sido registrada fotográficamente la especie migratoria Lasiurus cinereus. Además el área posee diversas edificaciones antiguas utilizadas por los murciélagos como refugios permanentes o semipermanentes, cómo Myotis dinellii, Molossus molossus y Tadarida brasiliensis. En total se han registrado cuatro especies, lo que representa el 23% de las registradas para la provincia de Buenos Aires.

Dicha reserva recrea los ambientes originarios de la región (pastizal pampeano, talar de barranca y selva marginal) y es un refugio de flora y fauna único por sus características geográficas e institucionales, siendo la primera reserva gestionada en dicha Universidad y catalogada como Paisaje Natural Protegido.