La primera planta argentina de tratamiento de residuos sólidos industriales despidió su primer camión lleno de la producción de combustible sólido recuperado (CSR) que será entregado a grandes consumidores que reemplazarán combustibles no renovables.

La flota de camiones de la planta de materiales para la construcción ARX-Arcillex S.A. que volvían vacíos, ahora tienen la posibilidad de entregar a las cementeras un combustible renovable, ya que el pasado 2 de agosto esta fábrica ubicada en José León Suárez, en el noroeste del Gran Buenos Aires, inauguró su planta de tratamiento de residuos convirtiendose en la primera experiencia a gran escala en nuestro país y la más grande de América del sur.

Con capacidad para tratar y convertir 150 toneladas de residuos por día, esta planta contribuye a la sustentabilidad ambiental porque permite disminuir los volúmenes de residuos dispuestos en los rellenos sanitarios y genera la posibilidad de que diversas actividades industriales sustituyan combustibles fósiles por otro que no solo es ambientalmente seguro, si no que además ayuda a mitigar el déficit energético nacional.

Además de mitigar el déficit energético nacional, Arcillex cumple la función de integrar socialmente a antiguos cartoneros y recuperadores urbanos.