Energías renovables, cambios climáticos, morfología de los suelos y cambios en las corrientes marinas son sólo algunas de las investigaciones científicas y tecnológicas que el Ministerio de Defensa sostendrá en las bases antárticas argentinas durante la Campaña Antártica de Verano (CAV) 2015-2016.
El secretario de Ciencia, Tecnología y Producción para la Defensa, Santiago Rodríguez, dijo que la intención es profundizar la presencia argentina en la Antártida a través de la ciencia y la tecnología. “Hay tareas científicas fundamentales que se desarrollan en la Antártida: se investigan las energías renovables como la fotovoltáica, la pila de hidrógeno y la aerogenerada”, destacó.
Rodríguez detalló que “sobre el trabajo en energía eólica en la Antártida estamos impulsando el proyecto Ventus que ya tuvo un primer prototipo que generaba un kilovatio y en esta CAV estamos probando un segundo prototipo de 10 kilovatios”. La idea es que cuando la investigación llegue a la versión definitiva de este aerogenerador el mismo pueda ser producido en serie en la sede de Fabricaciones Militares en la ciudad cordobesa de Río Tercero e instalado en las bases antárticas argentinas para disminuir el consumo de combustibles fósiles que debe ser traslados desde las refinerías que están a miles de kilómetros.
“Este nuevo aerogenerador no sólo va a prestar servicio en la Antártida, ya que la idea es también poder brindarlo para ser instalado en casas y parajes del territorio argentino a dónde no llegue todavía el tendido eléctrico, estimamos que uno de estos generadores le puede dar luz a una casa y que varios de ellos a un caserío”, añadió el funcionario.

En la Antártida también se llevan adelante estudios del cielo, la tierra y el agua; son proyecto de finalidad dual que recaban importantes datos sobre los cambios climáticos, la morfología y composición de los suelos, y la evolución de las corrientes marinas.