Por Sonia Renison. Redactora Especial a cargo de Viajes y Turismo.

Los primeros cinco brigadistas ya están en Valparaíso, Chile, tratando de doblegar el peor incendio de la historia del país. Y mañana se suman otros 15 para combatir el incendio en el cerro Ramaditas de esa ciudad chilena.

Los argentinos que viajan a combatir las llamas son un cuerpo de elite especialmente entrenado para este tipo de situación y en este tipo específico de superficie: conocen los vientos, la montaña, el clima, la topografía, son especialistas en supervivencia y tiene sobrada experiencia en incendios en estos terrenos.

El equipo de argentinos especialistas en este tipo de emergencias en la montaña pertenece al Parque Nacional Nahuel Huapi. Por eso es la Administración de Parques Nacionales que depende del Ministerio de Turismo de la Nación el área que intervenga en el marco del Plan de Colaboración que Argentina sostiene con el país vecino.

No es la primera vez que este equipo cruza la Cordillera de los Andes para colaborar con la extinción de las llamas en territorio chileno: en enero de este año, 60 brigadistas viajaron a Torres del Paine para plantarse frente al fuego de ese parque nacional chileno. En ese caso, los especialistas eran de varias provincias: Chubut, Neuquén, Río Negro y Tierra del Fuego, agrupados en varios parques nacionales argentinos: Nahuel Huapi, Lago Puelo y Los Alerces.

El Parque Nacional Nahuel Huapi cuenta con unas 200 personas agrupadas en una planta administrativa/técnica, en el Cuerpo de Guardaparques y Brigadistas de incendios forestales, que ahora servirán al objetivo mayor de los equipos de trabajo chilenos: terminar con las llamas que ya destruyeron una inmensa cantidad de viviendas y se llevaron la vida de 13 personas.