Nuestro país formó parte del panel sobre “Implicaciones políticas para abordar el impacto de la retirada de los glaciares”, en el que Javier García Espil, director nacional de Gestión Ambiental del Agua y los Ecosistemas Acuáticos, representó a la cartera de ambiente y señaló que “los glaciares están retrocediendo en todo el mundo como consecuencia del cambio climático. Este fenómeno global tiene implicancias a nivel local. Nuestro país es un país líder en la protección de los glaciares, con una ley específica y un Inventario Nacional de Glaciares que se aplica en los ordenamientos territoriales y la evaluación ambiental”.

No obstante, García Espil remarcó que “la cooperación internacional, sobre todo entre los países de la región andina, es fundamental para coordinar políticas de protección de ecosistemas compartidos. Pero también para promover objetivos globales de mitigación del cambio climático y fortalecimiento de las capacidades locales de adaptación, que tengan en cuenta las múltiples contribuciones que prestan los glaciares”.

Cabe recordar que Argentina en 2018 concluyó el Inventario Nacional de Glaciares que arrojó un total de 16.968 cuerpos de hielo (16.078 sobre la Cordillera de los Andes y 890 en las Islas del Atlántico Sur) y ocupan una superficie de 8.484 km2, un tamaño equivalente a 41 veces la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El inventario es una herramienta fundamental para toma de decisiones y diseño de políticas públicas en la protección de recursos hídricos y los ecosistemas de montaña.