Por Matilde Moyano

Se trata del financiamiento al Programa de Pago Basados en Resultados REDD+ (reducción de emisiones por deforestación y degradación de bosques) al Fondo Verde del Clima (FVC), por 82 millones de dólares, monto que permitirá fortalecer la implementación de la Ley n.° 26331, de bosques nativos, y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) por deforestación y degradación forestal.

En nuestro país, el 37% de las emisiones de GEI son emitidas por la agricultura, silvicultura y otros usos de la tierra, apenas en segundo lugar, tras el sector energético, responsable del 53%.

El Fondo Verde del Clima es un fondo en el marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, a través del cual los países desarrollados financian la elaboración de políticas de adaptación y mitigación al cambio climático a los países en desarrollo. La propuesta contribuye a “apoyar a las comunidades más relegadas, las campesinas e indígenas, prevenir y controlar los incendios forestales y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero“, indica el comunicado de la cartera de ambiente.

Los fondos -informaron- serán destinados a inversiones a nivel local que impulsarán el manejo forestal territorial, restauración de bosques, al uso sostenible de los productos forestales madereros y no madereros, prevención y respuesta temprana a incendios forestales.

El Ministerio de Ambiente indicó además que los fondos “promoverán prácticas ganaderas sostenibles que resguarden los bosques nativos, así como el diálogo intersectorial y fortalecimiento de la gobernanza forestal”. Sin embargo, no está de más recordar que actualmente, en el marco del acuerdo en el que se trabaja con China para producir en nuestro territorio 9 millones de toneladas de carne porcina destinada a la exportación, en Chaco la empresa Feng Tian Food ya pondrá en marcha tres complejos productivos porcinos integrados.

También cabe recordar que solamente entre marzo y octubre de 2020 fueron desmontadas 48.656 hectáreas solamente en el norte del país, según datos obtenidos del monitoreo de deforestación que realiza Greenpeace mediante la comparación de imágenes satelitales.

La cartera ambiental informó que la posibilidad de solicitar pagos por resultados al mencionado programa piloto del FVC, se debe al resultado obtenido por el país en la reducción de emisiones a partir de la deforestación evitada durante el período 2014-2016, junto con el cumplimiento de los pilares de REDD+ establecidos por la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático.

El proyecto será ejecutado por la cartera de Ambiente de la Nación, con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Destacan los esfuerzos del país en la implementación de políticas públicas que permitieron reducir emisiones, como la ley de bosques, el Proyecto Bosques Nativos y Comunidad, junto con el apoyo específico de FAO para la implementación del Programa Nacional ONU-REDD y el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques (FCPF), que fueron claves durante los últimos seis años para poder cumplir con los elementos del Marco de Varsovia para REDD+.