A partir de la estatización de YPF queda claro que existe un interés estratégico en la posesión de la energía, una presunción que ahora se confirma con una gran noticia: según la Secretaría de Energía de los Estados Unidos, la Argentina posee la segunda reserva de gas no convencional del mundo.

 

Nuestro país trepó así un puesto en relación a un informe del mismo organismo en 2011 y se ubicó por debajo de China y por encima de Estados Unidos, que descendió dos puestos para ubicarse al cuarto lugar.

 

El informe mide las posibilidades técnicas de explotación. En ese sentido, marca que nuestro país tiene el 11 por ciento del gas no convencional del mundo, contra el 15 por ciento de China, el único país que lo supera.

 

En el mismo estudio se le dedica un apartado al petróleo no convencional. En ese ránking, la Argentina se ubica en el puesto cuatro, con el 8 por ciento de los recursos del mundo, es decir, unos 27 billones de barrilles de crudo.

 

Esos combustibles se ubican en distintos puntos del país: en Neuquén están Los Molles y Vaca Muerta, En Santa Cruz y Chubut está la cuenca de San Jorge a la que se suma la cuenca Austral-Magallanes. Otro espacio con combustible es la formación Pont Grossa, en la cuenca del Paraná.