La Cámara de Diputados de la Nación convirtió en Ley el proyecto para la creación del Parque Nacional El Impenetrable de la provincia de Chaco. Este hecho marca un hito sin precedentes sobre el trabajo en conjunto de la sociedad civil, empresas, ONG´s y el Estado Nacional y Provincial para la protección de un espacio fundamental para nuestro planeta.

El nuevo Parque Nacional estará ubicado sobre un espacio de 150.000 hectáreas en lo que hoy se conoce como Estancia “La Fidelidad”. De este modo, se convierte en el espacio protegido más grande del norte argentino: protegerá la integridad de una gran diversidad de flora y fauna silvestre única en nuestro país ya que es uno de los últimos espacios en buen estado de conservación que aún persiste y que alberga especies en peligro crítico como el yaguareté, el tatú carreta y el águila solitaria.

El anuncio de dictamen favorable sobre esta ley necesaria salvar a perpetuidad metros cuadrados de bosque nativo en Chaco y dejar una huella hacia el futuro, es consecuencia de tres años de trabajo por parte de un conglomerado de más de treinta ONG encabezadas por la ONG Banco de Bosques, las donaciones de empresas privadas y la colaboración de cientos de individuos que decidieron sumarse a la campaña.

Lo más relevante sobre la resolución de este proyecto no será simplemente la creación de un nuevo Parque Nacional que protegerá un ecosistema vital para nuestro entorno sino el precedente que deja el esfuerzo mancomunado por parte del Estado, Instituciones Públicas y Privadas así como la colaboración de la sociedad civil que se sumó para dejar su huella como legado hacia las futuras generaciones.

Esta estancia que ahora será Parque Nacional ocupa 100.000 hectáreas en la provincia de Formosa y 150.000 hectáreas en Chaco y representa, de manera casi intacta, la biodiversidad de la eco-región conocida como Chaco Seco, donde abundan bosques de quebracho colorado y quebracho blanco. Este ambiente es el más rico de la Argentina y alberga a cientos de especies, muchas de ellas en riesgo de desaparecer. Por su extensión, ubicación, variedad y abundancia, es un punto clave para la conservación del patrimonio natural y una oportunidad única para crear un gran corredor biológico que asegure la perpetuación de todas sus formas de vida.