Mauro Colagreco, Darío Gualtieri, Narda Lepes, Germán Martitegui y Fernando Trocca vuelven a reunirse. Tienen una cita con los fuegos en el Mostrador Santa Teresita, en José Ignacio, el restaurante de Fernando Trocca, en Uruguay.
 
Como lo hicieron el año pasado, cerrarán la calle y pondrán su larga mesa para 70 comensales para compartir el espacio vecinal. Por eso, redoblan la apuesta y servirán sus preparaciones en fuentes, como se hace en las casas. Será el 14 de enero.

El momento del aperitivo estará en manos de Juan Pablo Clerici, uruguayo, chef propietario de Café Misterio, que acá juega de local. Tato Giovanonni, de La Florería, marcará el inicio con un cuenco familiar: una especie de de bloody de melón verde y gin. Luego, cada uno de los chefs tendrá a cargo uno de los cinco pasos. 

Narda Lepes se inspiró en la cocina de su madre para preparar pejerrey confitado con puré de papa, limón y perejil. Darío Gualtieri le rinde homenaje a su abuelo Domingo, quien lo introdujo en la gastronomía y al que le gustaban las mollejas al verdeo. Hará unas mollejas de novillo, que se terminan de cocinar en horno de barro, con vegetales variados, tomates, cebollas, aderezo de miel y salsa de tomillo.

Mauro Colagreco ofrecerá los ñoquis de papa con salsa de mejillones, azafrán y limón, los que le hacía su abuela. Germán Martitegui eligió corvina negra al horno de barro con porotos y jamón, plato con reminiscencias de su infancia y Fernando Trocca se inclinó por unas bondiolas de cerdo ahumadas con leña, en un tanque, a la manera de las carnes que le gustan preparar en familia.

El final dulce estará en manos de Florencia Courreges, pastelera uruguaya del Mostrador Santa Teresita, que viene acompañado por una sorpresa de Tato Giovanonni. Será una cena especial, un volver a la fuente, compartiendo la mesa en un país hermano.