Dos egresadas de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (Faudi) de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) diseñaron un calzado paliativo de descanso para personas que padecen artrosis, en el marco de un trabajo final de la carrera de Diseño Industrial.

Este desarrollo se llama FLOP y consiste en un calzado versátil, que sirve para reducir el dolor de las personas que sufren algún tipo de deformación en sus extremidades inferiores, mientras no utilizan el calzado ortopédico específico.

A diferencia de un calzado terapéutico común, FLOP permitiría que los pies se relajen gracias a sus características ergonómicas: puede amortiguar la marcha y distribuir el peso del paciente a través de los realces de la plantilla, no contiene laterales rígidos correctores y está confeccionado con materiales blandos en su estructura y en su recubrimiento.

Los realces son lo que distingue a este producto de otros utilizados para momentos de ocio o relajación. FLOP posee tres realces que permiten la contención y equilibrio del pie porque están ubicados en lugares estratégicos: en el talón anterior, en el arco plantar y en los metatarsos.

Agostina Ribba, una de las creadoras del calzado, explica en el sitio Unciencia: “Desde el punto de vista de la ergonomía, tomamos las zonas de mayor concentración de tensión en el miembro inferior y trabajamos sobre la contención de las zonas afectadas. Así desarrollamos distintas zonas de realces que ayudan a mantener al pie en una posición normal”.

Por su parte, Agostina Meroi, la otra integrante del equipo, agregó que “El diseño de la suela también se trabajó a partir de los puntos de apoyo, tratándose de un sistema de canaletas que colaboran en la abrasión a los diferentes tipos de terreno sobre los que se puede transitar”.

En el diseño de FLOP se optó por eliminar los laterales rígidos que suelen utilizarse en calzados recreativos, para favorecer la flexibilidad del calzado, condición importante para no generar dolor en los pies afectados.

Este nuevo calzado incorpora poliuterano de densidad media en su estructura para “acolchonar” el producto y dar sensación de confort. Para recubrirlo se utilizó neopreno de un milímetro de espesor, para proveer protección durante el roce entre el miembro y la piel. Además, FLOP tiene diversos puntos de ajustes en su cerramiento, lo que posibilita que el usuario lo adecue según el nivel de hinchazón que presenten sus pies.

Según datos del INDEC obtenidos en 2011, el 45% de la población total de la Argentina de más de 40 años, padece algún tipo de discapacidad motriz de los miembros inferiores por causa de la artrosis.